Las Provincias

Rescate a fondo perdido

La comparecencia del presidente del FROB, Jaime Ponce, ante la Comisión de Economía del Congreso expuso ayer que el organismo público constituido para la reestructuración bancaria ha fijado su atención sobre 90 operaciones realizadas por las entidades que se encuentran bajo su supervisión, en materia de tráfico inmobiliario y de prácticas retributivas. En total, 47 casos de posibles prácticas irregulares con un perjuicio estimado de 3.587 millones de euros. Asuntos todos ellos que señalan a las responsabilidades contraídas por los administradores de distintas cajas de ahorros objeto de la reestructuración bancaria. El FROB ha podido cumplir con una de sus misiones principales al detectar irregularidades en las entidades virtualmente intervenidas por el rescate financiero. Pero por respetable que sea la actuación del organismo, surgen interrogantes inmediatos y es inevitable que se instale la convicción de que la reestructuración bancaria se ideó como una estrategia poco menos que a fondo perdido para eludir el 'rescate país'. Ni el Congreso ni la sociedad española pueden contentarse con exposiciones fragmentarias sobre el pasado reciente. El país necesita una explicación responsabilizada del balance posterior al día en que Rajoy se negó al rescate total.