Las Provincias

Situación delicada

Todos los grupos parlamentarios, con la excepción del PP, respaldaron ayer en el Congreso la reprobación del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, por las conversaciones mantenidas en su despacho con el que fuera director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, que fueron grabadas y posteriormente divulgadas a la opinión pública. La reprobación, realizada a instancias de la antigua Convergència, llega después de que en el anterior pleno se acordara la creación de una comisión de investigación sobre la gestión del ministro al frente de Interior. El texto de la reprobación es de gran dureza y acusa al ministro de carecer de ética a la hora de perseguir a los disidentes ideológicos con el ánimo de excluirlos del proceso político. La reprobación, aunque a la hora de la verdad carece de efectos prácticos, deja al ministro Fernández Díaz en una situación políticamente delicada.