Las Provincias

Los daños del 'no'

Señor Sánchez, ¿que parte del 'no es no' no entiende usted? Aferrarse al 'no es no', sin dejar posibilidad a ningún razonamiento sensato, supone: impedir el gobierno de la lista más votada por los ciudadanos (eso no es democrático); tener que volver a celebrar elecciones, las terceras (su partido caería en picado); perder la posibilidad de construir una oposición seria, exigente, capaz de modificar la acción de gobierno según lo que usted creyera mejor para España (la oposición es tan importante como el Gobierno); perder la posibilidad de demostrar a sus electores que usted sirve para gobernar; hacer un daño a España y los españoles de consecuencias imprevisibles; demostrar que a usted sólo le importa es usted, usted y usted; detrás de cada gran hombre hay una gran mujer, «cherchez la femme», y en su caso, con su obcecación, no sentimos la necesidad de buscarla, porque también a ella le hace daño.

Por suerte en el partido socialista hay personas sensatas, inteligentes y patriotas que estoy segura de que van a hacer todo lo posible por salir del entuerto en que usted les ha metido. Nos ha metido a todos. Antes de volver a decir «no es no», cuente hasta diez y piénselo bien. Estoy segura de que sabe muy bien que está equivocado y sólo es una extraña rabieta de niño malcriado lo que le mantiene absurdamente en sus trece. La pena es que no es un niño y nos está haciendo daño a todos.