Las Provincias

El corsé

Otra palabra a la basura. Primero se lo escuché a Villegas y después a otros de su partido. Ayer fue Ignacio Aguado. Hablaba del «corsé de Ciudadanos». Un «corsé anticorrupción» con el que creen atar en corto al PP. El que plantearon antes de empezar a hablar sobre el pacto de investidura (y de agricultura no tenían ninguna propuesta porque en España ¿qué importará la agricultura?). Cualquier paso sensato que el PP ha dado en el sentido de ser (o parecer) menos corrupto se lo atribuyen ellos. Por el corsé. Por el cordón de su corpiño. No está el PP para cantar, como Antoñita Moreno, «tú quieres que yo te dé lo que no te debo dar, el cordón de mi corpiño, mi niño». Los de Ciudadanos son Hattie McDaniel y el PP, Vivien Leigh. Aunque al PP no se le ocurra pedir a Mammy que apriete más («Estoy tan gorda como la tía Pitty»). Errejón dice que la política es la disputa por el sentido. Aunque no debería, la política es palabrería sin sentido.