Las Provincias

Heroínas (y cocaínas)

En Colombia han capturado a una mujer de muy buen ver que estafaba a narcotraficantes. Se hacía pasar por la viuda de un capo, seducía a los narcos, estos empezaban el negocio y le mandaban la cocaína que servía para saldar asuntos pendientes con su marido. Ella les pagaba con dinero de pega. Según la policía colombiana, en cuatro meses estafó a tres organizaciones criminales (alguna muy poderosa). No sé si esta señora y la verdadera viuda iraquí que degüella y coloca en una olla las cabezas de los yihadistas para ponerlas a cocer caen bien. Pero el que roba a un ladrón, mata a un asesino, humilla al humillador o manda a Carmen de Mairena a meterle mano a Trump despierta simpatías. Mi favorito en este negociado es Martínez-Pujalte cuando cobró 67.660 euros por trabajos de asesoramiento a Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna (según la Udef, los informes eran copiados de Internet). Tantos héroes y no les prestamos atención.