Las Provincias

Seguro que lo paga el banco

Una de las más recientes tendencias en buscar los ayuntamientos de dónde cobrar nuevos impuestos es la de grabar los cajeros de los bancos que recaen a la calle. Y, como cada vez que inventan una carga nueva, los responsables sueltan eso de que no lo pagarán los ciudadanos. Claro que no, seguro que lo pagan los propias entidades bancarias, reduciendo directamente los sueldos de la alta direccións. Pero ¿cómo pueden mostrar tamaña osadía y quedarse tan panchos? O tal vez es que, a base de repetirlo, llegarán a creérselo.

Da casi grima tener que decir que los bancos pagarán lo que les pongan por delante y a continuación, o quizá desde un poco antes, ya buscarán cómo repercutirlo a los usuarios. Faltaría más. ¿Se acuerdan de aquella solución salomónica del Banco de España, decidiendo que no se aplicaran dobles comisiones en los cajeros, sino solo una? Así la colaron de soslayo. Se presentaron tan buenos, como perdonando una, que era la mitad del todo, y quedó establecido y aceptado que la otra sí.

O sea que primero nos camelan con que es más cómodo acudir a los cajeros que hacer colas ante los mostradores, y los propios trabajadores colaboran muchas veces con la idea, sin darese cuenta de que va contra su continuidad laboral. Luego, aquel ahorro inicial se convierte en costumbre implantada y buscan la vuelta para cobrarnos por el 'servicio', que es autoservicio. Y por fin llega el ayuntam iento de turno y también quiere su parte. Pero no lo pagará el ciudadano, aclaran. Por si cuela. Claro que no, lo pagarán entre el presidente y el director general de cada banco.

Como que un concejal de Madrid lo ha comparado con las tasas a las terrazas de los bares. ¿Y no sabe todo el mundo que una cerveza cuesta más en la mesa de la terraza que en la barra?