Las Provincias

EL VALENCIA ANTE NYBORG

El asunto de la multa de Bruselas al Valencia, Hércules y Elche lleva camino de convertirse en sainete. Aquí cada uno maneja sus cartas sin querer entender que con la Unión Europea no se juega y que Margrethe Vestrager es un hueso demasiado duro de roer. La comisaria danesa, uno de los perfiles más férreos de la política europea, ya le ha dado candela a todopoderosos como Google, Gazprom, Amazon o Apple. Es una de las mujeres más respetadas en Bruselas. Una de las más influyentes y sin duda la más temida por las empresas. El bocado que le metió a la manzana de Steve Jobs ha sido de 13.000 millones de euros por los impagos de impuestos en Irlanda. La fama de Vestrager traspasa fronteras. Es un referente político. Los autores de la serie Borgen, que narra las interioridades de la política danesa, se inspiraron en la comisaria europea para crear el personaje de Birgitte Nyborg, la más audaz de todas. Contra Nyborg, contra Vestrager pelea el Valencia. Por cierto, Borgen es la serie preferida de la portavoz del Consell, Mónica Oltra, que siempre ha defendido que la Generalitat debe recuperar hasta el último céntimo de euro.

La danesa empezó a cerrar todos los asuntos que no resolvió su antecesor, el español y socialista Joaquín Almunia. Vestrager ya ha puesto contra las cuerdas al Real Madrid y al Barcelona -las resoluciones son públicas- y tiene en camino al Valencia. El club de Mestalla trata de ganar tiempo y busca una declaración pública de la Generalitat que sustente la teoría del recurso. Será difícil lograrla cuando el actual Gobierno valenciano siempre ha defendido que el dinero público no es para el fútbol. Abrazar el recurso de manera incondicional sería situarse al lado de la gestión popular, esa que la propia Oltra critica: «Si no se hubiera metido la pata y la mano quizá no hubiéramos tenido que pagar ninguna multa».

Y en esas está el Valencia, buscando al Gobierno valenciano como aliado en su cruzada contra Bruselas. Sin querer saber o entender que la posición de la Generalitat nunca irá en contra de lo que apunte la Abogacía del Estado, que tiene mucho que decir porque a fin de cuentas Bruselas reclama el dinero al Reino de España. Las maniobras de distracción llegan al extremo de señalar al director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, por su levantinismo acérrimo como si el mandato de recuperar el dinero público se midiera por el color de la zamarra. Otro debate es por qué el Levante no está metido en el saco de las ayudas ilegales cuando su caso es igual a los del resto. Un vistazo a la comparecencia del exdirector del IVF Enrique Montes en Les Corts no deja lugar a dudas, aunque quizá aquel que fue a Bruselas con la denuncia debajo del brazo se dejó la de los granotas por el camino.