Las Provincias

La estulticia política

En los últimos meses asistimos a un espectáculo lamentable con las conversaciones de los políticos en busca de un gobierno estable que tanto necesita España. El empecinamiento y la tozudez de algunos impide el acuerdo correspondiente con partidos de distinta ideología, como ya ha sucedido en otros países europeos, que supongo más civilizados que nosotros.

Los ciudadanos de este país estamos hartos de la clase política, por la corrupción, la falta de responsabilidad institucional, sentido de Estado y la mediocridad de sus dirigentes.

Yo creo que el conjunto de la población no es consciente del daño social, económico y político que nos está produciendo la falta de Gobierno, como por ejemplo la aprobación de los presupuestos del Estado. También las posibles multas que nos pueda aplicar la UE a nuestra economía tan maltrecha, con una deuda pública que rebasa el 100% del PIB, y algunas autonomías endeudadas de tal forma que aunque vendieran dos veces todo su patrimonio no lograrían sanear los enormes déficits que soportan, por la nefasta gestión de sus gerifaltes, que en la mayoría de los casos no tienen ni idea de gestión económica, solo se dedican a derrochar el dinero público.

Y termino citando una frase del filósofo José Antonio Marina de su libro 'La inteligencia fracasada': «Puesto que hay una teoría científica de la inteligencia, debería haber otra igualmente científica de la estupidez. Creo, incluso, que enseñarla como asignatura troncal en todos los niveles educativos, produciría enormes beneficios sociales. El primero de ellos, vacunarnos contra la tontería, profilaxis de urgente necesidad».