Las Provincias

DESTINADOS A SER

Ayer recibí uno de esos email que te alegran la mañana. Eduardo, un estudiante de ingeniería al que tramité una estancia de prácticas en una empresa del Reino Unido, me ha escrito. Dice que está aprendiendo muy rápido, que ya se está haciendo cargo de proyectos y que no puede estar más contento. Además, está viviendo la experiencia de comunicarse con ingleses nativos como un gran desafío pero muy enriquecedor.

Edu es uno de esos estudiantes que lo tuvo claro desde el principio. La oportunidad de estar fuera y aprender otra manera de hacer las cosas solamente podía ser para bien. Desde que le conocí supe que su actitud y su entusiasmo le iban a abrir muchas puertas. Y sigue sin caberme la menor duda.

Hay jóvenes que se sientan en el sofá a quejarse de la situación laboral actual y hay otros que deciden tomar las riendas de su propio destino. Edu pertenece a este último grupo. Pasar una temporada fuera de España, mejorar en idiomas y adquirir experiencia internacional es una opción más que efectiva.

Octubre marca el comienzo de la época de prácticas en el extranjero para los recién graduados. También es el momento en que las familias demandan 'au pairs' para cuidar niños en países como Irlanda, Inglaterra o Australia. Las experiencias, si bien requieren de un cierto esfuerzo al principio por el proceso de adaptación al país, las costumbres y el idioma, son siempre enriquecedoras. Pero si hay algo que me sigue sorprendiendo a día de hoy es que, no importa de dónde o de quién venga el feedback, éste coincide siempre en un punto. Todos consideran que cuando vuelven algo ha cambiado, que ya no son la misma persona.

Yo discrepo. Sí son la misma persona, lo que ocurre es que, tras su estancia fuera, son una versión mejorada de sí mismos. O puede ser que, como oí una vez, quizá el viaje no tenga tanto que ver con convertirse en algo o en alguien. Quizá sólo se trate de soltar todo lo que no forma parte de nosotros, para poder así descubrir quiénes estábamos destinados a ser desde el principio.