Las Provincias

Adrián, el torero

Muchos ya conocemos las palabras de la antitaurina que atacó de esta manera tan chocante a un niño de 8 años cuyo sueño es ser torero: «¿Qué opino yo? No voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. ¡Anda ya! Adrián, vas a morir». ¿Qué opino yo? No sé si voy a ser políticamente correcto: un chico enfermo que desea curarse y curar a otros que están en su misma situación, olé, repito, olé. Solo por el hecho de querer ayudar a los demás niños con cáncer, te vas a curar.

Por favor, ahórrense comentarios soeces, defiendan sus ideales, pero no de esas maneras, respeten, pónganse en la piel de la persona a la que van a criticar, en la de sus padres, amigos y en la del resto de familiares. ¿Y si fuera su hijo? ¿Qué pensarían si alguien deseara la muerte de su propio hijo? ¿Cómo se sentirían? Cambiarían sus opiniones y comentarios. ¿verdad?

Es un niño con la ilusión de ser torero y un luchador contra su enfermedad, no digan tales barbaries, no pongan a los animales al mismo nivel que el ser humano, piensen antes de hablar, porque puede jugar una mala pasada el no hacerlo.

Estimado Adrián, como dice el dicho: «Dios da las peores batallas a sus mejores soldados». No dejes que nada ni nadie te impida luchar contra la enfermedad. No permitas que nada ni nadie destruya tus sueños, sigue adelante, ve a por ellos hasta el final y nunca te des por vencido, ¡los sueños están para cumplirlos! ¡Ánimo!