Las Provincias

Algemesí ya tiene un Óscar

Me sobraba material con la actualidad de estos últimos días. Me refiero a que tenía los mimbres para publicar el artículo de hoy con temas tan jugosos como el viaje que ahora mismo están viviendo en Cuba el Molt Honorable junto a algunos representantes del empresariado valenciano y una larga lista de gente que desconozco qué pinta en esa visita a la perla del Caribe. Mojitos aparte, tenía pensado sacar de nuevo el cartucho de las no inversiones que llevan por bandera los gobiernos del tripartito y resumir la suma del total de millones de euros y miles de puestos de trabajo que están dejando escapar. Pero bueno, recuerden que va en los programas electorales y tenemos la mala costumbre de no leerlos así que, ajo y agua. Hoy quiero compartir la felicidad de temas mundanos, temas de Dios. La cercanía, el cariño y la dedicación al prójimo se hace patente en personas especiales que merecen nuestra atención. Por lo que da y cómo lo da, Óscar Benavent es un ejemplo a seguir y a destacar. Ayer, día de la Virgen del Pilar tomó posesión como nuevo párroco de San Pío X en Algemesí, tras trabajar los últimos años como delegado de infancia y juventud del Arzobispado de Valencia tanto con D. Carlos Osoro como con D. Antonio Cañizares. Se metió de lleno con los jóvenes, trabajando incansablemente en Jornadas Mundiales de la Juventud de otros continentes, Valencia o Cracovia. Conectando con ellos y fortaleciendo su fe en Jesucristo porque esa era su misión. Hoy Algemesí está de enhorabuena y lo celebra porque se lleva un Oscar muy especial y así quedó patente en la eucaristía de ayer convertida en una auténtica fiesta. La vida son estas cosas, personas que como Óscar, un buen tipo y mejor sacerdote, te arrancan una sonrisa y ayudan a los demás. Padre, no le deseo suerte, no la necesita, sé que va con Dios.