Las Provincias

EL MILAGRO DE PRANDELLI

En este flashback eterno que vivimos en Valencia, recuerdo perfectamente cuando escribí hace bien poquito que había que juzgar a Ayestarán por su Valencia del césped y no por sus bonitas palabras el resto del tiempo. Caso parecido a Gary Neville. Por desgracia, las palabras de ambos no se correspondieron con los hechos. Por eso no me gustaría caer en el error de apreciar el discurso, talante y gestos de Prandelli olvidando que aun no ha debutado como entrenador del Valencia. Pero como eso aun no ha ocurrido, hay que ceñirse a lo que tenemos. Prandelli es un tipo sensato, cabal, siempre con una leve sonrisa pero con el conocimiento de los banquillos que le da su vasta experiencia. Lo más importante; conocimiento y experiencia.

Qué les voy a contar yo, que me han leído durante años reclamando un entrenador grande para una institución tan grande con el Valencia. Y mientras tanto, de experimento en experimento hasta el fracaso final. A fuerza de los golpes, por fin llega un técnico contrastado al banquillo. Luego saldrá mejor o peor, pero no hay dudas respecto a Prandelli.

La afición va a entender que necesita tiempo pero no va a dudar de su conocimiento. Los resultados pueden llegar antes o después, pero nadie dudará de su capacidad. Es la diferencia entre un entrenador y alguien con carnet de entrenador. Quizá por eso tengo la sensación de que las cosas van a mejorar.

El Valencia no tiene plantilla para estar en puestos de descenso, pero quizá necesitaba un entrenador que no creyera que entrenaba al Barça de Guardiola sin el Barça y sin Guardiola. Pero a Prandelli tampoco le podemos pedir milagros ahora. Procurará ordenar mejor al equipo y mejorar su estado físico (extraño asunto éste siendo Pako tan gran preparador físico como siempre fue), arriesgará menos y buscará el equilibrio defensa-ataque. Pero lo que hay es lo que hay. Porque plantilla para el descenso no hay, pero para la Champions tampoco. Es evidente. Sin nueve de referencia, sin Javi Fuego ni algo que se le parezca, sin extremos en la plantilla. y todos esos problemas no tienen solución, al menos, hasta el mercado invernal.

Yo no tengo dudas de la capacidad de Cesare Prandelli y la verdad es que me alegro mucho de su llegada al Valencia. Me parece un gran acierto de García Pitarch dentro de la lista de entrenadores que tenía para solucionar el inicio de temporada. Ojalá tenga el italiano la suerte, tan necesaria en el fútbol para poder armar un proyecto que devuelva al Valencia al lugar que todos sabemos que se merece. Y mientras tanto, la suerte que necesita Prandelli no debería ser necesaria para que García Pitarch pudiera vez con tiempo las claras carencias que tiene en estos momentos su plantilla.