Las Provincias

MANUAL PARA PADRES

El fútbol base está de vuelta. El fin de semana que viene comienza la competición. El calendario ya cuelga de la página web de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana casi como agenda familiar. Cientos de niños compiten con el objetivo de disfrutar. En la banda, la mayoría anima con deportividad. Otros, los menos, se apoyan en la valla como vía de escape a otros problemas. El nuevo técnico del Valencia, Cesare Prandelli, decía hace unos días que durante diez años preparó a niños. Al preguntarle qué era lo peor de aquella experiencia, no dudó: «Los padres». Por eso, antes de que empiece la competición, padres y madres adopten este decálogo como manual de comportamiento. La vida será más bella.

1-Por encima de todo el fútbol es un juego. El resultado no es más que una consecuencia de lo disfrutado. Ganar no es el fin del fútbol base. El axioma es el aprendizaje.

2-El árbitro es persona por encima de cualquier otro calificativo. Respetar a la autoridad en el campo también es educar a un hijo. Insultar o gritar no forma parte de un manual de comportamiento.

3-La competencia en el terreno de juego es del entrenador. Equivale al profesor en el aula. Los padres no pueden ejercer en ningún caso de técnicos. El exceso de órdenes confunde al niño, que se debe a quien le prepara durante la semana.

4-La humildad es fundamental en un deporte de base. Una lección que servirá para el adulto. Las goleadas no se celebran en ningún caso. Quizá a partir de cierto número de goles el marcador ya no debería sumar más.

5-Messi en el mundo sólo hay uno. Los hijos no sacan de pobres.

6-Ser el máximo goleador de un equipo en ningún caso garantiza un puesto en Primera División. El fútbol es un juego en equipo donde el pase y la asistencia es la esencia.

7-El portero no es la causa de todos los males. Los goles a favor y en contra son fruto del grupo. El apoyo al compañero es fundamental. La solidaridad como guía.

8-Da igual con el número que juegue un niño. La individualidad es la antesala del fracaso.

9-El respeto en la banda entre aficiones permitirá que todo sea más fácil. Las frustraciones y los problemas se han de quedar en casa.

10-El apretón de manos final entre los niños siempre será la mejor jugada.

Antes de que empiece a rodar el balón, en cada padre y madre está la oportunidad de servir de ejemplo en la educación de cientos de niños. A partir de la semana que viene, cada uno es dueño de su comportamiento. Larga vida al fútbol base.