Las Provincias

EL LEGADO DE AÍTO

El Gran Canaria ha sido la gran sorpresa del inicio de temporada, primero por lo positivo y en segundo lugar por lo negativo. Todos los equipos, y clubes, que pasan por las manos de Aíto García Reneses se convierten en mejores y el conjunto de Las Palmas no iba a ser menos. En la Supercopa de Vitoria, Luis Casimiro llevaba el rebufo del trabajo del maestro, puesto que es lo que ha ocurrido siempre que el madrileño se ha marchado de un club. Los equipos que ha dejado Aíto son realmente mejores porque no trabaja pensando en el día siguiente. Su legado es que deja una estructura de cómo será el club el siguiente año y a medio plazo. El baloncesto es un deporte de hábitos y el maestro deja su impronta.

Luis Casimiro es uno de los entrenadores más inteligentes de la ACB y ha sabido coger todo lo bueno del maestro y ponerlo a su servicio, lo que hizo que en la Supercopa saliera otra vez triunfador después de 20 años. Ahora comienza su trabajo y por ahora el Gran Canaria está siendo la sorpresa negativa, perdiendo los dos primeros partidos ante rivales de debía ganar y en la cola de la clasificación. Con los fichajes de McCalebb y Hendrix han creado un equipo con mucho nombre, con jugadores de nivel Euroliga, pero lo cierto es que el inicio de la Liga Endesa no ha sido positivo para ellos ni en resultados ni en sensaciones. Casimiro sigue jugando el mismo baloncesto que le dio resultado en temporadas anteriores, basado más en las sensaciones que en los sistemas.