Las Provincias

Déficit negociable

El Ejecutivo español tiene tan sólo una semana para remitir a la Comisión Europea un avance de presupuestos para 2017. Si de aquí al 15 de octubre se vislumbra que nuestro país contará con gobierno antes de que finalice el mes, es posible que Bruselas se muestre comprensiva de nuevo. La Comisión podría contemplar como aval la anuencia de una amplia mayoría parlamentaria dispuesta a acometer los ajustes fiscales que exigiría situar el déficit al término del próximo ejercicio en el 3,1%. A no ser que esa anuencia parlamentaria apele a la búsqueda de una nueva prórroga, coincidiendo con los intereses de otros países de la Unión necesitados de un mayor margen de tiempo para cumplir con los compromisos de estabilidad. Es lo que se dirimirá en España antes y sobre todo después de la abstención que se espera por parte del PSOE para la investidura de Mariano Rajoy. Pero forma parte también de los cálculos que manejan los 'países del sur' y la propia Comisión cuando el 'Brexit' pone en tela de juicio la capacidad coercitiva de la Unión y las propias bondades del euro.