Las Provincias

Santos y la paz

El Premio Nobel de la Paz ha recaído en el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a pesar de que el acuerdo de paz firmado con la guerrilla y celebrado por toda la comunidad internacional ha sido rechazado por la ciudadanía en referéndum. El galardón, según el jurado, ha sido un reconocimiento al esfuerzo de Santos pero también un apoyo a su iniciativa de invitar a todas las partes a participar en un amplio diálogo nacional para que el proceso de paz no muera tras el naufragio plebiscitario. Y pretende ser también «un tributo al pueblo de Colombia que, a pesar de las grandes dificultades y los abusos, no ha perdido la esperanza en una paz justa», ya que presumiblemente su negativa se dirigió a las condiciones del armisticio, que dejaba prácticamente impunes los excesos de la guerrilla. En otras palabras, el jurado entiende que en la consulta popular no ha sido derrotada la paz sino apenas una versión concreta de la misma, por lo que, con la concesión del premio a su principal promotor -hubiera sido difícil premiar al jefe de la guerrilla, como se barajó-, pretende reorientar el proceso, evitar que decaiga y consolidar en definitiva la paz real.