Las Provincias

Paciencia y barajar

«...mas viénele bien el cuento del perro del hortelano... pues coma o deje comer, porque yo no me sustento de esperanzas tan cansadas... Con esto, senado noble, que a nadie digáis, se os ruega, el secreto de Teodoro, dando con vuestra licencia, del pero del hortelano, fin; la famosa comedia». Lo que nunca nos contó Lope de Vega, qué fue de la pobre Marcela, y es que si eres poca cosa no cuentas. La pobre Marcela desaparece de la escena y todos tan contentos. Teodoro deja de ser «compañero» para convertirse en conde y se su querida Marcela (que no se sabe si la quiere y no la quiere) nunca más se supo». No sé por qué me ha venido al caletre esta famosa comedia.