Las Provincias

FÚTBOL Y SEXO EN GHANA

Leo la siguiente noticia: 'La excesiva práctica de sexo está arruinando la liga de Ghana'. Malik Jabir, entrenador en ese campeonato, afirma alarmado que la liga hace aguas porque los futbolistas pasan las horas previas a los partidos y entrenamientos dale que te pego. «Muchos jugadores no aguantan 90 minutos funcionando», asegura. Uno al leerlo se pregunta si esos futbolistas que no dan la talla en el terreno de juego defenderán bien su posición en la alcoba. El caso además me trae a la cabeza una situación acontecida hace unos años. Por un tema de espalda frecuentaba en aquella época a una fisioterapeuta que vivía y tenia la consulta en un acogedor estudio del Carmen. Se llamaba Yolanda, estaba divorciada y le encantaban los viajes. Una tarde llego a su casa y me abre la puerta un hombre de piel azabache, mirada gatuna y boca rosada. Me dedica una mirada afectuosa que acompaña con una sonrisa de dientes relucientes. Yo no puedo evitar fijarme en que tan solo viste un pantalón blanco de lino que se sostiene alrededor de su cintura sujeto por un breve cordón de algodón, varios centímetros por debajo del ombligo. Posee una altura considerable, hombros marcados y unos pectorales esculpidos que descienden hasta la zona abdominal cuya forma me recuerda a la parrilla de una barbacoa. Entonces aparece Yolanda y me hace pasar. Nos presenta. Se llama Babila y es camerunés. Detecto en Yolanda una alegría inusual, un brillo en los ojos, un tono bermellón en sus mejillas, un caminar vaporoso.el sutil toque indecente de la que no hace más de una hora jadeaba despeinada. Cuando me tumbo en la camilla la escucho canturrear. Elevo la cabeza, la miro con complicidad, ella me mira, ríe y pone los ojos en blanco. Y así concluye una anécdota me ha ayudado a comprender en profundidad el duro trasfondo que reviste la noticia de los futbolistas de Ghana.