Las Provincias

Votar no es solución

El independentismo catalán lo fía todo al referéndum anunciado para dentro de un año. De nada sirve el precedente griego, votan que no a una taza de ajuste y tragan dos. Ni el no a la independencia escocesa, en entredicho ahora por la consulta rana del 'Brexit'. Mal parados han quedado también el acuerdo de paz colombiano y Pedro Sánchez.

El resultado de una votación es impredecible, puede ser reversible y no asegura la solución de los problemas de fondo. Para una victoria duradera, mejor huir de la confrontación, trabajar la unanimidad, convencer y dejarse convencer, y quizá el resultado final difiera del esperado a priori, pero eso es lo de menos.