Las Provincias

No al empleo, no a la inversión

Tras las elecciones de 2011 en el Ayuntamiento de San Sebastián entró a gobernar el grupo abertzale Bildu, hijo directo de Herri Batasuna. A lo largo de esos cuatro años de mandato pusieron en marcha iniciativas de lo más variopintas, nada resolutivas con los problemas reales de la población. En uno de los aspectos con los que se pusieron muy burros, fue en rechazar una y otra vez una subvención europea para crear y mejorar una pasarela con unos accesos a lo largo de un tramo de la costa donostiarra, alegando que era un claro ataque medioambiental pero que hubiera hecho las delicias de la ciudad. Finalmente se perdió el dinero, y los votantes de PNV, del PP y los propios de Bildu no entendieron nada. Perdieron la alcaldía en las siguientes elecciones.

Se repite la historia en nuestra tierra con Compromís. Aunque por supuesto nada tengan que ver en muchos aspectos con los del norte, coinciden con su obsesión por lo medioambiental. Cierto es que hay que tener medida y precaución pero siempre bajo el paraguas del interés común. El presidente de AVE, Vicente Boluda, ha puesto el dedo en la llaga y el grito en el cielo al afirmar que el gobierno valenciano no puede desechar 6.000 puestos de trabajo para jóvenes en un proyecto que pretende invertir en Paterna más de 800 millones de euros. Me dicen que la memoria de la Comisión de Evaluación Medioambiental que tumba el proyecto de la inversora IntuEurofund no lo hace ni un estudiante de primero de derecho por lo malo, flojo, pobre y arbitrario. ¿A qué jugamos? Ximo Puig baila entre perder el apoyo de Podemos y el no molestar a Compromís. Pero como bien dice Boluda, es la composición de gobierno que tenemos, que entre otras cosas genera lo más temido para cualquier empresa que quiera invertir: una tremenda inseguridad jurídica.