Las Provincias

LA REVOLUCIÓN DE LOS NOMBRES

La profecía. Sentenció Carlos Marx en el siglo XIX que el capitalismo desaparecería en el siglo XX a causa de sus propias contradicciones. La cosa ha ido para más largo. Metidos en la segunda década del siglo XXI, la economía de libre mercado, pese a las convulsiones periódicas, sigue pareciendole a la mayoría social más razonable que dejar todos los resortes en manos del Estado, fórmula que siempre acaba muy mal. Los políticos del cambio, al comprobar que la revolución se hace de esperar, parecen conformarse con asuntos menores. Por ejemplo, con la revolución de los nombres.

De 9 a 30 letras. Los museos dejan de llamarse como se llamaban y adoptan nombres más pomposos. Con lo sencillo que es decir 'el San Pío V' y ahora el Consell quiere que digamos 'el Museo de Bellas Artes de Valencia'. Lo de 'Valencia' toca aclararlo porque hay museos de Bellas Artes en Bilbao, Sevilla y Córdoba. Antes, con 9 letras nos apañábamos. Ahora, con las prisas que tenemos, necesitamos 30.

Carrer Sequial. La gente seguirá llamando el San Pío V al San Pío V, igual que en Sueca -el pueblo de mis padres y abuelos- los suecanos siguieron llamando 'carrer Sequial' a una calle que el franquismo bautizó como 'Avenida del Caudillo'. Nadie hizo caso: el carrer Sequial era el carrer Sequial y punto.

Otros cambios. La conselleria de Cultura propone que al Centre del Carme lo llamemos ahora 'Centre del Carmen Cultura Contemporània'. En vez de 14 letras, 34 letras. Quan més llarg, més lluent (una duda: ¿esa nueva denominación del Carme es un desafío emboscado al IVAM?). La Institució Alfons el Magnànim ha pasado a llamarse 'Institució Alfons el Magnànim Centre Valencià d'Estudis i d'Investigació': larguísimo.

My Name's Lolita Art. Prefiero la imaginación de algunas salas de arte. En la calle Segorbe de Valencia tenemos la galería 'Pepita Lumier'. ¿Quién es o era Pepita Lumier? Eso no importa apenas. En la calle Dénia ha irrumpido con fuerza la galería Plastic Murs. La pionera de esa tendencia fue My Name's Lolita Art, divertido nombre para una galería que cerró en la calle Avellanas de nuestra ciudad y emigró con fortuna a la calle Almadén de Madrid. En Ciudad de México hay una galería que se llama Lulu y otra, 1 mes, 1 artista.

Restaurantes. En el centro de Valencia (o València, uno quiere elegir sin que nadie le imponga nada) tenemos varios restaurantes con nombres curiosos: Vuelve Carolina, Marinetta Mia, Fum de Llum, Ostras Pedrín (en este último caso las ostras son las protagonistas de la carta).

El cine. El origen de estas travesuras nominales tal vez se encuentra en el cine, como tantas otras cosas. ¿Qué me dicen de las películas 'Phffft!' (Mark Robson, 1954) y 'One Potato, Two Potato' (Larry Peerce, 1964)? Por no hablar de 'Braindead' (Peter Jackson, 1992), que en España se tituló 'Tu madre se comió a mi perro'.

Descubre l'Horta. Así se llama una de las experiencias culinarias y paisajísticas más gratificantes de Valencia y cercanías. Castellano y valenciano en buena alianza. 'Descubre l'Horta' (descubrelhorta.com) tiene su sede en la pedanía de Borbotó (si no quieren coger el coche, la línea 26 de la EMT les deja a 200 metros). Allí celebra sus eventos en un ambiente de amabilidad maternal: pedagogía gastronómica, excelentes paellas con productos ecológicos, arròs amb fesols i naps, calçotades (cebolletas a la brasa)... Cuando quiero quedar bien con amigos de otras ciudades, les llevo a 'Descubre l'Horta'.

Agradecimiento. Más de cien vecinos de la Morería de Mislata -el barrio en el que vivo desde hace décadas- me hacen llegar una carta firmada por todos ellos en la que agradecen a la Policía Nacional «su buen hacer, su humildad y su capacidad para resolver problemas sociales de todo tipo», especialmente en un momento «en el que la proyección de su trabajo es a menudo vilipendiada como cuerpo opresor, cuando su verdadera naturalez es la de ser custodios de nuestros derechos. Como de bien nacidos en ser agradecidos, queremos que nuestra gratitud sea pública». La Policía Nacional de Mislata celebra hoy los actos en honor de su Patrón, los Santos Ángeles Custodios. Un nombre bien bonito, por cierto.