Las Provincias

Dejemos la religión para cosas más serias

Con gran decepción he visto cómo mi periódico dedica portada y página interior a la muchacha de la cabeza cubierta. Ojos, labios, cara pintada, pantalones y blusa playera pero el pañuelo no me lo quito, y enseguida la religión por en medio y la amenaza de acciones judiciales. Dejemos la religión para cosas más serias. Y la señora Oltra apoyándola, ¡cómo no! Con un cinismo impresionante dice «tenemos que ser muy cuidadosos con la libertad religiosa». Dígaselo al señor Marzà.

La maniobra, perfectamente estudiada, pone de manifiesto la hipocresía y cobardía de esta sociedad. Después nos subleva cuando independentistas ex-etarras y okupas se pasan las leyes por el forro. Y así nos va.