Las Provincias

Guerra a la superficialidad

Es sábado, el último de septiembre... Compro el periódico de papel, el mío de siempre: éste. Me pongo después al teclado del ordenador y me dedico a navegar por internet por varios diarios digitales. (Un pesimista -pienso- es alguien que no se informa bien)... Leo aquí y allá:

. Muchas veces se confunden la sinceridad y la mala educación./. Obligar a la gente a estudiar en valenciano no es realista ni pedagógico./. La EMT vuelve a entrar en los pueblos./. Las fotos de la victoria del Valencia ante el Alavés por 2-1./. Francia necesita 1.000 profesores de español./. Las leyes de adoctrinamiento sexual, a debate./. El Papa pide a los periodistas que amen la verdad, vivan con profesionalidad y respeten la dignidad humana./. Consejos para cumplir años sin perder la lucidez: coma como un pajarito, nada de footing:

haga sprints o levante pesas, disfrute de Facebook si quiere; pero desactive las notificaciones, piense en cómo vivían nuestros abuelos, y siéntese joven hasta el final./. Más de 500 académicos católicos salen en defensa de la Humanae Vitae./. Si quiere un hijo listo, quítele el iPad y dele una guitarra./. Loable es la intención de que hijos y padres pasen más tiempo juntos./. Etcétera.

Algo de lo que he espigado puede que sea muy opinable. Pero... Puede que ver medio vacío el vaso con agua hasta la mitad, y no verlo medio lleno (por llenar, hasta arriba) sea un gran error... ¡Adelante mis valientes!