Las Provincias

Nueva política, viejos hábitos

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, que condena a la consellera Gabriela Bravo a facilitar el informe de una auditoría reclamado hace nada menos que un año por el grupo popular en Les Corts, saca a flote las miserias de la autodenominada nueva política, demostrando que es tan imperfecta como el modelo que trata de denostar. Después de convertir la opacidad del PP en uno de sus más afilados argumentos durante los crudos años en la oposición, los partidos que conforman el nuevo Consell han actuado del mismo modo nada más acceder al poder. Criticable es el comportamiento poco transparente de quienes antes habían tratado precisamente de hacer de la transparencia su bandera y todavía peor el intento baldío de silenciar la noticia el día en que saltó a las páginas de LAS PROVINCIAS. Aquel comunicado que negaba lo innegable, según demuestra ahora la resolución de la Justicia, era tan opaco como los hechos denunciados, dejando en evidencia a quien decidió redactarlo a la desesperada.