Las Provincias

GRÀCIES ALZIRA

El pasado domingo, después de diecisiete intensos días en que la Virgen fue homenajeada por sus devotos, primero en su Real Santuario con el tradicional Novenario, y después, tras ser bajada a la ciudad, en las seis parroquias y por parte de las comunidades del Colegio de la Puríssima y del Hogar de Ancianos Santa Teresa Jornet, la patrona volvía a ser entronizada en su camarín en el templo mariano de la Muntanyeta del Salvador.

Alzira, fiel a la Moreneta, ha participado activamente en los actos que desde la Cofradía y desde la Comisión del Cincuentenario de la Coronación se han programado. Actos religiosos, culturales (musicales y literarios) y festivos, y ha renovado, una vez más, la fe y la devoción que tiene y siente por su patrona, sin duda legadas por nuestros mayores.

El pasado domingo centenares de alzireñas y alzireños participaron por la mañana en los actos del simulacro de la Troballa, en la Processoneta y en lo Ofrena de la Seda por las calles de la Vila i disfrutaron de les danzas y de los bailes de la localidad que llenaron de música y de colorido los rincones del más antiguo de los barrios alzireños, y por la tarde lo hicieron en la Celebración Eucarística que presidió el cardenal-arzobispo de Valencia en la que concelebraron dieciocho sacerdotes vinculados a la ciudad y a la Moreneta. El ordinario de la diócesis se va sumó a la efeméride que se conmemoraba de la coronación de la patrona, hecho que tuvo lugar el 22 de mayo de 1966, acto en el que actuó como embajador pontificio del Papa Pau VI el entonces arzobispo Marcelíno Olaechea.

Desde la Comisión del 50 aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora del Lluch queremos dar les gracias, en primer lugar al arcipreste y al equipo sacerdotal de la ciudad, por haber confiado en nosotros la organización de los actos que tuvieron lugar en los meses de abril y mayo; también a los presidentes y junta de la Real Cofradía de la Virgen, al alcalde-presidente del Excelentísimo Ayuntamiento y Corporación Municipal, a la presidenta y junta de la Pontificia Archicofradía de los Santos Patronos, al presidente y miembros de la Junta de Hermandades y Cofradías de Semana Santa, a la Junta Local Fallera, a la Junta Coordinadora de Fiestas de Barrios u Partidas, a la Colonia Alzireña en Valencia, a los Moros y Cristianos de la Vila, a las diferentes cofradías i asociaciones religiosas, a la Dama Mayor y damas de la Virgen, a las camareras, y especialmente este año a los portadores de la Moreneta que han hecho posible, una vez más, que la Mare de Déu que ya era invocada per las autoridades alzireñas el año 1835 como patrona de la villa de Alzira juntamente con el Pare Sant Bernat, haya podido recibir un año más las pruebas de afecto, cariño y devoción de las miles de personas que la aclaman como Reina y Madre.