Las Provincias

Condena corta

Las cinco muertes del Madrid Arena se han saldado con penas leves y con más absoluciones que las esperadas, en una sentencia que no parece recoger la gravedad del caso. En efecto, la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a cuatro años de prisión -la pena que solicitaba la fiscalía- al organizador del evento, Miguel Ángel Flores, por cinco delitos de homicidio y 29 de lesiones por imprudencia grave, y penas menores a responsables de la empresa municipal Madridec, de la organizadora del evento y de la compañía encargada de la seguridad. Son absueltos el responsable de la policía municipal y los dos médicos que atendieron a algunas de las fallecidas, a pesar de que el tribunal considera que actuaron de forma negligente. Las sentencias no son firmes y es previsible que los familiares de las víctimas las recurran. Pero con toda evidencia lo que falla es el Código Penal: resulta inaceptable que el reproche penal que merece un comportamiento tan letal como el que se ha juzgado sea tan exiguo, en tanto otros delitos que se presumen leves comportan penas mayores. Urge una revisión integral para que haya una proporcionalidad entre delitos y penas que devuelva a la justicia penal su sentido ejemplarizante y disuasorio.