Las Provincias

El gusto es nuestro

El sábado por la noche, en la plaza de toros, cuatro veteranos de la música popular volvieron a triunfar rotundamente; Ana Belén, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos llenaron el coso hasta las banderas y celebraron con sus canciones de siempre el vigésimo aniversario de un disco conjunto, editado en 1996, que llevaba por título 'El gusto es nuestro'. Entre el público, contento, feliz, haciendo fotos y disfrutando, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, venía a demostrar que entre los cuatro famosos cantantes y el partido de la rosa y el puño siempre ha habido una atmósfera de comunión, un clima de vibraciones compartidas, de anhelos insatisfechos de mejora y cambio de la sociedad.

No hablo, ni falta que hace, de proselitismo o de militancia. Hablo de estilo, de forma de ser y entender el mundo. Habló también de talante, un término plenamente zapateril. Hablo de una forma de expresarse, de cantar, de moverse, vivir y estar sobre el escenario que a mí me evoca, por analogía, un estilo de partido y mensaje. Un catálogo de modales cívicos y políticos, de parlamentarismo también, que se funde con las concepciones del PSOE más puro de los años ochenta. Es el modelo que ha circulado siempre por las vías de la moderación, el diálogo, el entendimiento y el reformismo. Es el que se apoya, sin duda, en los valores que las grandes mayorías han querido y respetado en el PSOE: ser un partido español, socialdemócrata, respetuoso con los regionalismos, pero sobre todo un partido con sentido de Estado.

No pesan los kilos, pesan los años, dice el maldito anuncio. Los tres chicos del cuarteto andan con el 7 a cuestas y de la dama no escribiré la edad porque soy un caballero. Sin embargo, lo que son las cosas, quizá por su buen oficio, han aprendido la magia de parecer más frescos, más juncales que nuestro presidente, espectador el sábado noche, que está por las 57 primaveras y estuvo solo en la plaza, sin los amigos de Compromis.

Horas después, a la mañana siguiente, gallegos y vascos votaban lo suyo en unas elecciones que todos miramos con especial expectación, por aquello de ver si se arregla «lo nuestro», que es lo de toda España. El socialismo ha vuelto a darse otro batacazo en ambos escenarios. Unos partidos suben, otros bajan... pero el que siempre se la da, de forma continua, reiteradamente, desde hace tantos años que ni se recuerda, es aquel socialismo del puño y la rosa, marchita sin que nadie lo explique bien, sin que nadie lo entienda. Borrell, Almunia, Romero, Rubalcaba, Pla, Alarte, Blanco, Zapatero, Sánchez... ¿Qué ha pasado? ¿Donde está la fuente de la juventud y de la renovación? ¿Dónde el secreto que lleva a seguir gustando a una selecta y muy fiel parte del público?

Dicen que esta semana es de las que 'también' va a hacer historia. Todo está abierto en canal. Todo está en juego. Desde hace ya un año.