Las Provincias

Draghi pide ayuda

No es la primera vez que el presidente del BCE pide a los gobiernos cooperación con su política monetaria expansiva pero ayer lo proclamó con especial solemnidad en el Parlamento Europeo: el banco emisor está dispuesto a proporcionar una «cantidad muy sustancial de apoyo monetario» para impulsar la débil inflación y acercarla a la referencia del 2%, pero sin el apoyo de los «otros actores políticos» -ha dicho- no es posible conseguir la recuperación total de la economía. Draghi ha recordado también que la simple política monetaria no puede determinar un nivel sostenible de los tipos reales de interés a largo plazo porque estos dependen, en última instancia, de las tasas de crecimiento, que son muy bajas por la política económica que practican los países grandes de la Eurozona. Alemania, en concreto, resiste tozudamente las sugerencias del BCE de que adopte un comportamiento más expansivo que reduzca su superávit exterior y tire de las demás economías de la Unión. También la UE, que ha propuesto hace poco duplicar la cuantía del Plan Juncker, debería sumarse a este designio, que facilitaría la reducción del desempleo en la periferia de la Eurozona, España en particular.