Las Provincias

¡SUERTE! PARA ELEGIR ENTRENADOR

Vale, vale. Ganamos un nuevo partido. Eso es, como en los juicios, apreciación irrefutable. Y muy contentos por ello. Encadenamos dos victorias consecutivas que nos permiten salir de abajo, dejar momentáneamente de sufrir, al menos en lo que a resultados se refiere, y afrontar el futuro con la suficiente sangre fría para analizar y decidir. Ahora bien, reconozcamos también que este Valencia, el que jugó en Mestalla ante el Alavés, y ayer en Madrid contra el Leganés, no nos hace albergar grandes ilusiones. Mucho tenemos que mejorar, y el Valencia de Voro tampoco es el que a mí me gustaría. Puntos sí, eso sí. Desde luego Ayestarán debe preguntarse por qué él no gozó de tanta fortuna. Seguramente hasta con la mitad se hubiese conformado. Pero el fútbol tiene estas cosas. Y ahora, hasta las decisiones arbitrales nos acompañan. Y eso es bueno.

¿Y la alineación? Los tres puntos cambian cualquier alusión a ella. Pero Szymanowsky marca el penalti, y hasta a Voro se le hubiera criticado. Yo, independientemente de la situación que el Valencia estuviese atravesando, ir a Leganés, y jugar con Montoya y Cancelo, Mario Suárez y Enzo Pérez, y sin Munir, me parece descorazonador. Porque además Voro, ni cambió el sistema, ni el modelo de juego. Seguimos jugando abiertos, intentando dominar el juego y la pelota, y jugando más en campo contrario que metidos atrás. Hicimos lo mismo que con Pako, pero con siete jugadores eminentemente defensivos. Y por añadidura, no jugamos bien. En la primera mitad ninguna parada del guardameta local, y un gol que ni siquiera creamos nosotros. Fue una mala cesión del defensa blanquiazul, que Nani transformó tras encontronazo de Rodrigo con Serantes. Seamos justos, si hubiese sido al revés, yo hubiese dicho que falta al portero del Valencia. Y en medio campo, falta segura para el Leganés. Y menos mal que logramos empatar, una desventaja en el marcador tras el descanso hubiese complicado las cosas. Empezó bien el Valencia la segunda mitad, y tras jugada a balón parado, marcó el segundo. Y tras el gol, a sufrir otra vez. Pero es que te hace sufrir el Leganés. Cabezazo de nuevo del extremo izquierdo para errar en una oportunidad más clara aún que la del gol. Y después, el mismo jugador falla un penalti que podría suponer el empate a dos. Vamos, que si está un poquito acertado, suena para la selección después de jugar contra el Valencia. Alves detuvo, uno más, y a partir de ahí el Leganés pareció rendirse. Sin más historia el encuentro murió con algunas oportunidades de los nuestros. Detalles aparte de la alineación. Enhorabuena a Voro. Saca el equipo adelante siempre, pero siendo realistas, no he encontrado a nadie con más flor que mi amigo Salvador González Marco. Al menos en este par de partidos. Pero se necesitaba y lo logró. Y otra. Ya no sé si Montoya defiende peor que Cancelo o no. Hay que empezar a planteárselo. Mangala deberá mejorar, la pelota es un problema para él. Y, todos juntos, a sumar para salir de los puestos en los que nos encontramos. Para terminar, mis felicitaciones a Voro otra vez, mi petición de más y mejor a los jugadores, y a los responsables de la decisión para elegir al nuevo entrenador, ¡suerte! La necesitarán.