Las Provincias

El euro, ante las urnas

El 'brexit', un gran contratiempo inesperado, ha infundido pesimismo a los designios comunitarios, que no sólo no se han rehecho de la mutilación, sino que avanzan hacia una verdadera depresión psicológica, debida a la incertidumbre electoral de varios de los principales países de la UE. En efecto, si España está experimentando con dolor y preocupación las consecuencias de las duras políticas anticrisis, que ponen en tela de juicio no sólo la supervivencia del gobierno Rajoy, sino también el propio sistema de partidos, en 2017 varios países centrales deberán someterse a la prueba de las urnas. En realidad, la estabilidad de Alemania, Francia, Italia, España y Holanda -por orden decreciente- está en la cuerda floja, y ello representa el 80% del PIB de la eurozona. Merkel padece el ascenso de la AfD a causa de la crisis de los refugiados; Hollande podría quedar incluso fuera de la segunda vuelta: Renzi no acaba de liberarse del populista Movimiento 5 Estrellas; y en Holanda sube el ultraderechista Geert Wilders. Frente a este panorama sombrío, Juncker ofrece el 'informe de los cinco presidentes', con más Europa: se crearía un parlamento del euro y un ministerio de Finanzas con autoridad sobre el Presupuesto. No será fácil si las grandes fuerzas europeas, desacreditadas por el Pacto de Estabilidad, no consiguen reconciliarse con sus electores.