Las Provincias

Ribó vs. Gómez, el ayer y el hoy

Por suerte para el grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Valencia, la jugada de nombrar a Sandra Gómez como sustituta de Joan Calabuig y enviar a éste a trabajar en proyectos de Bruselas, le ha supuesto una jugada perfecta desde el punto de vista estratégico, de cara a las próximas elecciones municipales. Algunas voces de dentro y de fuera achacan una falta de experiencia a Sandra Gómez, la nueva portavoz. Cierto es si tomamos como referencia su corto pero rápido ascenso en la política activa valenciana. ¿Significa que forzosamente ha de hacerlo mal? Con tiempo, actitud y juventud se puede. Y a ella afortunadamente le sobran los tres factores. Justo los que no tiene el actual alcalde Joan Ribó, que ve en la figura de Sandra Gómez una candidata capacitada para arrebatarle la vara de mando. En cualquier caso en Compromís se buscan candidatos, porque el alcalde Ribó no está para dar muchas más pedaladas y nadie lo ve ni presentándose en las próximas elecciones ni con posibilidades de perpetuarse en el cargo. Echando la mirada atrás jamás hubiera imaginado ser el alcalde de la ciudad, pero ése es otro sueño. En Compromís se busca juventud, presencia, modernidad, todo lo que el actual alcalde tiene caducado. Y ahí se postula desde hace tiempo y con la mejor de sus poses en las redes sociales, Pere Fuset. Se ve, se gusta y se mima en cada foto reflexiva que cuelga para el planeta en las redes sociales de internet. Pero su forma de gobernar es sectorial. Por ahora no lo veo. Sandra tiene madera y veremos si es buena. No debe ir mal encaminada cuando Ribó torció el morro al saber que sustituiría a Calabuig. Y no, no me olvido de los populares municipales que además de hacer una paupérrima oposición, dan alas a quienes gobiernan e impiden formar un proyecto de futuro y de ilusión.