Las Provincias

Una oportunidad para renovar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) debe su actual configuración a una reforma de 1964. Se trata de un tributo que en su redacción no ha evolucionado como era de desear con la realidad económica, y esto desincentiva la inversión privada.

La compra de viviendas para su venta posterior o arrendamiento, o las actuaciones de refinanciación de las empresas cuentan con una carga fiscal por este impuesto que en muchas ocasiones frustran planes de negocio. Si lo que pretendemos es que la fiscalidad sea un estímulo a las decisiones empresariales que contribuyan a la creación de riqueza y empleo, la reforma del Impuesto de Transmisiones puede ser una buena herramienta para alcanzar ese fin. Un impuesto cedido que deja en manos de nuestra Administración autonómica la posibilidad de darle una redacción moderna, adaptada la realidad de la economía valenciana, protegiendo y potenciando sectores y actuaciones de interés para todos.

El ITP grava tanto la transmisión de inmuebles como las operaciones financieras; pues bien, sin renunciar a su finalidad recaudatoria, nuestra Administración debería observar y remediar situaciones de doble tributación. Es el caso de la compraventa de viviendas por empresas inmobiliarias. Pensemos en un proyecto de compra de viviendas para su comercialización. El empresario que pretenda realizar esta actividad verá como en la compra de las viviendas deberá pagar ITP o IVA, en ambos casos al tipo del 10%, y cuando la ponga a la venta, el precio final se verá incrementado nuevamente en el 10% por ITP. De este modo, la vivienda se encarece sólo por los impuestos, un 20% por esa doble operación de compra y venta. Evidentemente, con esa fiscalidad pocos empresarios se atreven a operar. La solución pasa por bonificar el pago del ITP en la venta posterior, de tal modo que se evita esa doble tributación. Esta medida ya se aplica en otras comunidades autónomas como Andalucía, donde se reduce el impuesto al 2%, y permite agilizar la venta de viviendas en stock.

Otro supuesto gravoso viene por la compra de viviendas para su alquiler y uso turístico. Los propietarios se enfrentan al pago del 10% de ITP por la compra de viviendas en segunda transmisión, un coste que encarece la operación y puede frenar una decisión de compra. El apoyo al sector turístico y el incremento en la regulación de las viviendas de uso turístico hacen aconsejable dotar de ventajas fiscales a los propietarios que se hayan adaptado a la normativa valenciana y que están declarando los alquileres. Una medida de apoyo al empresario y propietario que confía en el desarrollo del sector turístico y cumple con las normas.

También requiere de una actualización todo lo relativo a la fiscalidad de las operaciones de financiación con garantías, más allá de la modificación de plazos e interés. La situación de los últimos años en las empresas ha desembocado en una fuerte dependencia de la financiación bancaria en muchos casos inmovilizada por los costes fiscales que supone una reestructuración de la deuda. Sin refinanciación, ni la empresa mejora su situación ni la Administración recauda. Es por ello por lo que resulta urgente revisar la tributación de estas operaciones de tal modo que se bonifique la refinanciación que responda a motivos económicos de continuidad y manteniendo del empleo. Pagar el 1,5% por Actos Jurídicos Documentados (AJD) por operaciones en las que se refinancia para conseguir una viabilidad de la empresa, resulta inaceptable.

Otros impuestos como el de Sociedades o IVA han regulado sistemas neutrales para operaciones dentro de los grupos empresariales. El ITP no recoge esta posibilidad, de tal modo que el empresario que pretenda transmitir un inmueble entre empresas de su grupo, con una finalidad económica como la mejora de la situación patrimonial o acceso a la financiación, puede ver gravada la operación al tipo del 2 o del 10%. Este tipo de operaciones realizadas por el empresario dentro de su grupo, sin una transmisión real a terceros, debería gozar de una reducción en el pago de ITP-AJD.

Actuaciones urgentes en materia del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

En las operaciones inmobiliarias:

- Evitar el efecto cascada que supone el repetido pago del impuesto en las sucesivas operaciones de compraventa.

En el sector turístico:

- En apoyo de este sector que está registrando una fuerte regulación, la adquisición de viviendas para uso turístico regulado debe contar con ventajas fiscales frente a otros operadores que no cumplen con esta normativa.

En las operaciones de refinanciación:

- En la medida en la que la reestructuración de la deuda goce de un motivo económico para la continuidad de las empresas y en el mantenimiento del empleo, la Administración debe introducir rebajas en la fiscalidad de estas operaciones.

Sobre los nuevos proyectos de inversión

- Las empresas que inicien su actividad deberían contar con un tratamiento fiscal ventajoso por ITP en la compra de inmuebles que se destinen a su actividad, ampliando las actuales ventajas fiscales que resultan insuficientes.

En la interpretación del tributo:

- Para una mayor seguridad jurídica, resulta necesaria la publicación de los criterios y consultas de la Administracion autonómica.