Nuevo colapso en el 'bypass'

Atasco de vehículos a causa de un accidente ocurrido la semana pasada en el 'bypass', cerca de Bétera.
Atasco de vehículos a causa de un accidente ocurrido la semana pasada en el 'bypass', cerca de Bétera. / d. torres

El atasco se produjo en el enlace de la A-3 debido a la salida de turistas y los incidentes causaron colas de 11 kilómetros entre Ribarroja y Bétera El tránsito masivo de vehículos y un accidente dejan otra jornada de retenciones

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

La salida de turistas con destino a Madrid y un simple choque entre dos coches fueron suficientes para volver a colapsar ayer el 'bypass'. Según fuentes del Centro de Gestión de Tráfico, la incidencia por congestión y el accidente de circulación generaron colas que, en suma, alcanzaron hasta 11 kilómetros en los momentos críticos, creando un importante tapón en los municipios de Ribarroja y Bétera.

El primero de los problemas llegó poco antes de las once de la mañana y llenó de vehículos un importante tramo de la A-7 durante aproximadamente cuatro horas. En esta ocasión no hubo ningún siniestro que taponara la vía, sino una afluencia masiva de turistas que regresaban del norte de la provincia con intención de tomar la A-3 para dirigirse a Madrid o a regiones del centro de la península.

Y, una vez más, como sucede en las jornadas de desplazamientos estivales, cayeron en la trampa del enlace entre el 'bypass' y la autovía hacia la capital, a la altura de Ribarroja del Turia. Según Tráfico, fue en sentido hacia Alicante. En ese punto, tanto quienes llegan desde el norte como los que circulan desde el sur se ven obligados a incorporarse a la A-3 por un enlace de un solo carril.

Según fuentes de la DGT, esto genera un embudo de manera frecuente. Los conductores que realizan esta ruta propia de los periodos de vacaciones pasan de circular por tres carriles en el 'bypass' a tener disponible sólo uno hasta que alcanzan ya la A-3 y gozan de nuevo de mayor espacio.

Este estrechamiento fue suficiente para formar retenciones que, en el momento de máxima intensidad, alcanzaron los ocho kilómetros, entre el punto kilométrico 328 hasta el 336. Y no fue una incidencia puntual. Según Tráfico, la circulación no recobró la normalidad hasta las tres de la tarde.

Poco después, y en un contexto de elevada densidad de tráfico, llegó el otro problema casi crónico del 'bypass': los accidentes. Sobre la una y media de la tarde, colisionaron dos coches a la altura de Bétera. Los vehículos interfirieron el paso en el carril izquierdo y se formaron nuevas retenciones en sentido hacia Alicante. En esta ocasión alcanzaron los tres kilómetros, entre el 311 y el 314, según Tráfico. Con la retirada de los turismos implicados, la circulación en esta parte del 'bypass' volvió a ser fluida pasadas las cuatro de la tarde.

Alta siniestralidad

Hay que remontarse sólo unos días atrás para comprobar la alarmante frecuencia de tapones en la transitada circunvalación de Valencia y su área metropolitana. Fue el miércoles de la semana pasada. Ese día el tráfico en el 'bypass' volvió a resentirse por culpa de un accidente entre un camión y un coche en Paterna.

Igual que el de ayer, fue en sentido hacia Alicante, pero esta vez en el kilómetro 324. Tras el impacto, el transporte de contenedores volcó sobre la mediana y cayó su carga. Acabó obstaculizando los dos carriles izquierdos, tanto hacia Barcelona como hacia Alicante, en un tramo de tres carriles por sentido. El caos estaba servido y las colas alcanzaron los 14 kilómetros. Decenas de miles de conductores quedaron atrapados, con importantes retrasos en sus desplazamientos, en medio de colas de hasta 14 kilómetros.

Según denuncian los contratistas valencianos, la vía urge una ampliación anunciada hace ya ocho años por el Gobierno cuya ejecución está en punto muerto. Y ello a pesar de la alta siniestralidad y de que cada día casi 80.000 vehículos recorren este tramo de la A-7.

La ampliación del 'bypass' está entre los más de 800 proyectos prioritarios de infraestructuras para la Comunitat. Así consta en un informe de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (SEOPAN) en colaboración con la Cámara de Contratistas. El proyecto se anunció en 2009. Fomento lo recuperó en 2014, pero no se ha producido ningún avance administrativo tras el periodo de alegaciones.

Más

Fotos

Vídeos