Los niños de dos años tendrán la plaza gratis si acuden a guarderías públicas

El conseller interviene en la comisión de Hacienda de Les Corts para explicar los presupuestos. / gva
El conseller interviene en la comisión de Hacienda de Les Corts para explicar los presupuestos. / gva

Marzà anuncia un aumento del Bono Infantil que evitará pagos a las familias que opten por estos centros pero deja fuera a los de titularidad privada

J. BATISTA VALENCIA.

Las familias que el curso que viene lleven a sus hijos de dos años a un centro infantil de titularidad municipal no tendrán que asumir coste alguno por la plaza. Se trata del anuncio más importante que lanzó ayer el conseller Vicent Marzà durante la presentación de los presupuestos educativos de 2018 en Les Corts. La medida se conseguirá a través del Bono Infantil, que es la ayuda económica que cofinancia el puesto de los alumnos de 0 a 3 años, ya sea en escuelas públicas o en privadas. En las cuentas autonómica se prevé un incremento en esta partida, que pasa de algo más de 33 millones a 42 para conseguir el objetivo. También anunció que se prevé un incremento en los importes de los que se benefician las familias en los otros tramos de edad. En este caso sí es para todas independientemente de la titularidad.

La iniciativa traerá cola. Más allá de que se esgrima una función social, lleva implícita una discriminación hacia la red privada, que es la claramente mayoritaria en la Comunitat, con más de 500 centros frente a los 248 de titularidad municipal y pública -ya sean de gestión directa o a través de una concesionaria- que ofertan aulas de dos años.

Seguro que no gustará a las organizaciones representativas, que ya criticaron el proyecto experimental lanzado tras la llegada del Botánico, consistente en crear unidades de este mismo perfil en colegios públicos de Infantil y Primaria, que llegan ya a 97. Se consideró que implicaban una competencia desleal y se duplicaban recursos pese a existir alternativas privadas que se podrían haber aprovechado, precisamente, aumentando el Bono Infantil para alcanzar la gratuidad de estas plazas en función de la renta familiar.

En su intervención, el conseller hizo mucho hincapié en la perspectiva social de los presupuestos. En relación a la citada medida habló de que se pretende «reducir las desigualdades desde pequeños», mientras que defendió que la inversión en becas y ayudas de diferentes tipos ascenderá a 270 millones. En líneas generales, las cuentas de la conselleria alcanzarán los 4.720 (+4,12% respecto a 2017), de los cuales la inmensa mayoría -4.546- se asignan a Educación e Investigación. El resto se lo reparten Cultura y Deporte. La inversión media por alumno crece un 18,7% respecto al curso 2014-2015, unos mil euros más.

Otra de las novedades es la dotación de medio millón adicional para el programa de estancias formativas en el extranjero para docentes. No precisó si se limitarán también a profesionales de la pública o se abrirá la puerta a los profesores de la red concertada, pese a que se trata de una reivindicación capital de las patronales y los sindicatos. Marzà recordó además la contratación de mil auxiliares de conversación para reforzar el inglés en los públicos, que llegarán en enero.

Durante la presentación de los presupuestos también se habló de infraestructuras educativas, con una previsión de 213 millones para la construcción de centros -80 más que en 2017-, tanto por iniciativa propia como a través de Edificant, el nuevo plan que busca la colaboración técnica de los ayuntamientos para avanzar en las obras, que acumulan un enorme retraso respecto a las promesas iniciales. También dijo que ya se ha adjudicado el colegio 103, el único de Valencia ciudad en barracones. El precio final será de 5,2 millones pese a que la licitación se situó en 7,1.

En el turno de réplica, César Jiménez, de Podemos, le preguntó si podía concretar la petición que planteó su partido de aumentar el número de técnicos de la conselleria para impulsar obras propias, a lo que Marzà respondió que se incluye en el aumento del capítulo de personal, que por cierto también recoge la dotación extra de profesores para implantar la nueva ley plurilingüe.

En cuanto a las tasas universitarias, defendió que la bajada alcanzará el 15% tras el 7% de este curso y dijo que el programa para atraer talento investigador tendrá 4,1 millones. También recordó que se sigue pagando la deuda histórica y se mejoran las condiciones salariales.

Más

Fotos

Vídeos