La mutua agrícola La Edetana asegura cosechas contra el pedrisco

VICENTE LLADRÓ

HACE

150

AÑOS

El ejemplar de LAS PROVINCIAS del lunes 22 de julio de 1867 publicó, en su sección 'Avisos de corporaciones', una pequeña nota que nos revela que ya entonces, hace siglo y medio, empezaban a desarrollarse en el campo valenciano sistemas de aseguramiento de las producciones agrarias frente a inclemencias meteorológicas, lo que hoy es tan común en el día a día de los agricultores y ganaderos.

'La Edetana' -es de suponer que su raíz estaría relacionada con Lliria (Edeta)- era una «sociedad de seguros mutuos agrícolas contra piedra y granizo de la provincia de Valencia», cuyo objeto era, naturalmente, «indemnizar a los inscritos en la misma, en justa proporción a lo que tengan asegurado, de los daños que ocasione el granizo o piedra en las cosechas pendientes». Se especificaba que «cada una de éstas (cosechas) se asegura a sí misma con independencia de las otras, de manera que nunca el daño de un fruto afectará a los demás».

Únicamente se pagaba el 0,5% del capital asegurado, si bien, en el caso de sufrirse un siniestro por pedrisco, «no se exige por dividendo más del 10% del capital asegurado, aunque el daño sea mayor». Al menos se cubría con poco una mínima parte.

La suscripción de pólizas se podía solicitar, del 1 de enero al 31 de julio, en las oficinas de la entidad, en la calle Horno de los Apóstoles, 6, principal, de Valencia, o por medio de «los socios corresponsales» en cada partido judicial.

Fotos

Vídeos