La Murta sigue a la espera de un plan contra incendios pese a ser un polvorín

Panorámica del paraje de la Murta, con el monasterio en medio de la pinada.
Panorámica del paraje de la Murta, con el monasterio en medio de la pinada. / lp

Alzira implantará una brigada forestal para su mantenimiento con el fin de evitar fuegos como el que ya amenazó el paraje el año pasado

A. TALAVERA ALZIRA.

El paraje de la Murta de Alzira es uno de los enclaves naturales y patrimoniales más importantes de la comarca. Sin embargo, la zona ha estado amenazada por el fuego en varias ocasiones. La última fue el año pasado, con el gran incendio que afectó a Carcaixent. El tesoro verde de La Ribera sigue a la espera de un plan de prevención de incendios y padece problemas de mantenimiento, por lo que expertos consideran que la zona es un «polvorín».

Para evitar desastres forestales y prevenir en lo posible, el Ayuntamiento de Alzira ha anunciado que en el presupuesto de 2018 se contemplará la creación de una brigada forestal que se encargue de su mantenimiento.

«Estamos programando reuniones para concretar cómo funcionará esta brigada, pero se encargará de limpiar y talar algunos árboles para prevenir posibles incendios», explicó el concejal de Medio Ambiente, Pep Carreres.

Con tal de mejorar la prevención también se están organizando simulacros en esta zona de Alzira. El objetivo es estudiar los tiempos de respuesta y las mejores opciones para actuar en caso de incendio. Uno de ellos está previsto que se realice antes de final de año.

Las medidas se incluirán en el futuro plan contra incendios del paraje Murta-Casella, que todavía se encuentra en fase de consulta. «Existe un plan general de toda la ciudad, pero tenemos que actualizarlo para tener en cuenta aspectos como el cambio climático. Esperamos que a final de mes se pueda presentar», estimó Carreres. El consistorio depende de las ayudas autonómicas para la redacción de este proyecto.

Dicho plan ha sido reclamado con insistencia desde la asociación Amics de la Murta, pues consideran que es necesario acelerar el proceso para proteger el paraje. Sin embargo, tras recibir el borrador del plan de actuación, han mostrado su disconformidad con que sea conjunto para el paraje Murta-Casella.

«Nosotros habíamos solicitado uno específico por ser un paraje muy importante que se merece su propio plan. Y teníamos el compromiso verbal de la directora general de Prevención de Incendios», criticó el presidente de la asociación Amics de la Murta, Xavier Blasco. Por este motivo, la organización va a solicitar una reunión con el edil de Medio Ambiente para saber si se trata del documento definitivo.

Sobre esta cuestión, el edil alcireño respondió a LAS PROVINCIAS que el plan es para la Murta y la Casella, ya que el paraje es toda esta zona y «lo importante es parar los incendios». Amics de la Murta también ha puesto sobre la mesa otra de sus reivindicaciones, la creación del Patronato de la Murta en el que estén presentes representantes municipales y agentes sociales.

«Se ha demostrado en estos dos últimos años que la colaboración entre administración y sociedad está funcionando y se está avanzando más», añadió el presidente de la asociación.

Actuaciones en el patrimonio

El paraje de la Murta en Alzira no sólo destaca por ser el pulmón de la Ribera. Además, cuenta con una riqueza histórica y patrimonial de considerable valor. Sin embargo, el paso del tiempo ha hecho mella en gran parte de las construcciones, por lo que es necesario acometer diferentes intervenciones de mantenimiento y rehabilitación que realcen su vistosidad y eviten un mayor deterioro. Una de las declaradas como urgente es el refuerzo del puente de Felipe II. Para ello el Ayuntamiento de Alzira destinará 10.000 euros del superávit de 2016 para conservar esta infraestructura que data de 1586. Fue cuando el monasterio recibió la visita del rey Felipe II acompañado por el príncipe Felipe. La obra se construyó para sortear el barranco de la Murta.

Amics de la Murta ha pedido que se prohiba el paso de vehículos por este puente histórico para frenar su deterioro y que se habilite el paso por la Solana, algo más estrecho. «De esta forma se respetaría el camino histórico para las personas que van a pie y se conservaría en mejor estado», destacó el presidente de la asociación.

Fotos

Vídeos