24 millones de ayudas de la UE para la prevención de incendios, en peligro

Vista de un monte incendiado en Culla. / afp
Vista de un monte incendiado en Culla. / afp

La Sindicatura de Comptes alerta de que la falta de planes en 17 parques naturales y el 85% de los municipios conlleva la pérdida de la subvención europea

JUAN SANCHIS VALENCIA.

La Comunitat Valenciana corre el peligro de perder 24 millones de euros en ayudas de la Unión Europea para la prevención de incendios forestales. Ni siquiera los dos años de plazo extra que ha pedido la Generalitat pueden ser suficientes ante el retraso en la redacción de los planes de lucha contra el fuego del 85% de los municipios valencianos y de 17 parques naturales que han visto como han caducado sin que hasta el momento se hayan renovado. Tampoco se han elabora casi un 40% de los planes de quema previstos por la legislación.

La Sindicatura de Comptes ha alertado en un informe sobre los Servicios de Extinción de Incendios Forestales del riesgo que existe el riesgo de perder 23,5 millones en ayudas de la UE por el retraso que lleva la tramitación de los expedientes.

La institución resalta que la administración autonómica ha pedido las ayudas europeas en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020. Pero el informe destaca que en octubre de 2016 las actuaciones «no se habían iniciado», pese a que tienen que estar finalizadas y abonadas como muy tarde en 2020. Y tal y como ha publicado LAS PROVINCIAS, la Conselleria de Medio Ambiente todavía no ha puesto en marcha la redacción de los 17 planes de los parques naturales que han caducado ni ha iniciado el del Penyagolosa, que todavía no ha sido aprobado. Tampoco se ha concluido la elaboración de la mayor parte de los planes municipales.

La Sindicatura, además, recuerda que el responsable de los servicios de prevención de la Conselleria ha advertido de que le hacen falta tres personas adicionales para hacer frente a la tramitación de la subvención por lo que «es muy difícil cumplir con los plazos para recibir la ayuda, con el consiguiente riesgo de pérdida de las subvenciones».

La escasez de personal se agrava si se tiene en cuenta que dos terceras partes del suelo forestal de la Comunitat es privado. Este factor implica que para poder acceder a estas propiedades se necesita un acuerdo con los propietarios tras la declaración como zona de actuación urgente (ZAU). En estos momentos hay 5.362 ZAU. «Este elevado número conlleva una elevada carga de gestión así como responsabilizarse del mantenimiento del suelo».

Según destaca el informe de la Sindicatura de Comptes los gastos en prevención de incendios forestales alcanzaron los 16 millones de euros frente a los 40 millones necesarios para cubrir las especificaciones marcadas por los planes de demarcación. El déficit en ese año alcanzó los 24,6 millones. El desfase sigue existiendo, ya que los presupuestos para la Generalitat para 2018 incluyen un gasto en este capítulo de 3,1 millones.

Las ayudas se pidieron con el objetivo de realizar tareas como la construcción y mantenimiento de cortafuegos y caminos forestales así como de depósitos de agua para que estén a disposición de los servicios de extinción de incendios forestales.

Presupuestos reales

La Sindicatura de Comptes alerta de la diferencia entre las cantidades presupuestadas en prevención de incendios y el gasto real, que en el periodo comprendido entre 2011 y 2015 superó los 125 millones de euros. Para evitar estos sobrecostos sobre lo inicialmente previsto, el Síndic afirma que «la Generalitat debe dotar los recursos presupuestarios necesarios para que los presupuestos anuales puedan recoger, en mayor medida de lo que actualmente lo hacen, los gastos incurridos en la prevención y extinción de los incendios forestales».

La extinción de incendios forestales en el periodo comprendido entre los años 2011 y 2015 supuso un coste para las arcas valenciana de 320,3 millones de euros.

La auditoría destaca también la eficiencia de los servicios de extinción de incendios de la Generalitat. Así, indica que el 80% de los fuegos forestales no superaron la fase de conato, frente al 67% de la media nacional.

Por otro lado, resalta el dato positivo de que los grandes incendios forestales (los que superan las 500 hectáreas quemadas) se han reducido a la mitad desde mediados de los años noventa del siglo pasado.

Más

Fotos

Vídeos