Mestre y Martínez batallan para sumar votos de la candidatura derrotada

Martínez y Mestre, durante el debate moderado por Lola Bañón. / jesús signes
Martínez y Mestre, durante el debate moderado por Lola Bañón. / jesús signes

La exvicerrectora incorporará a su programa medidas de García Benau y el catedrático ficha a un miembro de su equipo

J. BATISTA

valencia. La votación definitiva para elegir al nuevo rector o rectora de la Universitat de València se acerca y las dos candidaturas han acelerado las negociaciones para tratar de captar apoyos que fueron a parar a María Antonia García Benau, la aspirante que quedó apeada de la carrera en la primera vuelta con un 20% del voto ponderado.

En el caso de Vicent Martínez, el miércoles anunció en un email corporativo que ha conseguido el respaldo de varios integrantes del equipo derrotado y que uno se ha integrado en su proyecto. Se trata de Vicente Roca, que asumiría el vicerrectorado de Profesorado si la comunidad universitaria elige al catedrático de Astronomía para dirigir la Universitat. Por su parte, Mavi Mestre prevé incorporar a su programa «propuestas -de Benau- que suman y añaden valor», lo que «puede hacer aconsejable la experiencia de miembros de su equipo», de ahí que mantengan conversaciones para fichar a un colaborador o colaboradora de esta última. Su cometido principal pasaría por aplicar estas medidas.

En cuanto a Roca, ayer estaba presente en el debate organizado por la Assemblea de PDI Associat, lo que sirvió como una especie de presentación en sociedad. Catedrático de Zoología, se habría encargado del vicerrectorado de Investigación y Política Científica si hubiera triunfado la candidatura de Benau, con la que ya estuvo en 2010.

Ahora sus atribuciones son bien distintas e implican un cambio sensible en el proyecto de Martínez, que al inicio de la campaña dijo que asumiría él mismo las competencias de Profesorado durante algunos meses, con la idea de que el máximo representante de la institución fuera actor directo de la solución de los asociados al tratarse de una situación de emergencia.

Este nuevo rumbo fue hábilmente utilizado por Mestre, con varios mensajes en las redes sociales, para reforzar la idea de que su equipo no se ha improvisado, algo que ha repetido en la campaña. «Si el momento crítico exigía que el rector asumiera las responsabilidades de profesorado, ¿tiene sentido ahora que esas responsabilidades pasen a una persona cuya experiencia la hace idónea para la investigación?» dijo, a la vez que cuestionaba el lema de su oponente: «¿El cambio seguro?».

Por su parte, Martínez justificó la incorporación en que así se visibilizan los «esfuerzos por integrar y unir a las personas que apostamos por un cambio en la universidad» para «romper con el inmovilismo, el conformismo y la continuidad».

Aunque ambas candidaturas saben que atraer el voto de García Benau difícilmente se consigue con sumar nombres, es cierto que puede suponer la diferencia en algunas facultades. En el caso de Roca, exdecano de Ciencias Biológicas, los votos estuvieron muy repartidos (40 a 41 a favor de Mestre) entre el PDI titular y catedrático, el colectivo que más pesa en el resultado final. En el caso de la exvicerrectora la estrategia pasa por reforzar la primera idea: el nombre queda subordinado a las medidas que añada a su programa.

Por su parte, García Benau aseguró a Mestre que no tomará partido por ningún candidato, aunque sus colaboradores, como se ha visto, tienen libertad de acción. Sin embargo, en otro correo corporativo deslizó que los resultados de la primera vuelta muestran la voluntad de trabajar por la «renovación», lo que se ha interpretado como un apoyo indirecto a Martínez.

Por otro lado, los dos candidatos participaron en el debate monográfico sobre la situación de los asociados. La conclusión fue que pase lo que pase el día 6, el colectivo tendrá compromisos encima de la mesa, algunos más inmediatos que otros. Tanto Mestre como Martínez prometieron equiparar su salario al de los asociados de Alicante (Mestre puntualizó que está presupuestado, a falta de la autorización de conselleria), además de estudiar la viabilidad de las propuestas que plantee la plataforma. También valorarán la posibilidad de devolver las tasas a los alumnos afectados y medidas para que su formación no resulte perjudicada por la falta de clases.

Fotos

Vídeos