Los menores del 'Aquarius' irán a Alicante y Cheste se perfila como albergue para adultos

El acceso al centro educativo de Cheste, ayer. / jesús signes
El acceso al centro educativo de Cheste, ayer. / jesús signes

Los tres barcos llegarán a Valencia de forma escalonada con intervalos de entre dos y tres horas para facilitar la atención

DANIEL GUINDO VALENCIA.

Faltan unas 48 horas para que los tres buques que transportan a 630 inmigrantes atraquen en el puerto de Valencia y ya empiezan a despejarse algunas incógnitas, aunque no todas. De entrada, 90 de los menores que viajan en las embarcaciones serán realojados en Alicante, mientras que el complejo socioeducativo de Cheste gana enteros para convertirse en el alojamiento provisional de buena parte del resto de ocupantes de los navíos. De hecho, esta edificación ya sirvió para albergar a más de 200 refugiados kosovares hace casi dos décadas.

Al respecto, desde la Conselleria de Justicia informaron ayer de que se está preparando el dispositivo para la asistencia jurídica de 90 de los 123 niños que viajaban en el 'Aquarius' (la mayor parte se encuentra ahora en los otros dos buques italianos). En concreto se trata de menores de entre 12 y 17 años que no van acompañados de adultos, al menos de sus familiares, y serán atendidos en Alicante. Entre ellos hay un grupo de 61 que tienen entre 16 y 17 años y otros 28 de entre 13 y 15. Las pruebas forenses para determinar su edad se llevarán a cabo en los diez días posteriores a su llegada, en aras de preservar sus derechos como menores. Por su parte, el Instituto de Medicina Legal de Alicante reforzará las guardias de sus facultativos para atender a los recién llegados, lo que comportará la contratación de un tramitador procesal especialista en Extranjería, así como intérpretes y traductores y el personal que la Fiscalía de Menores precise para los primeros días.

Pero antes que eso los tres barcos tienen que llegar a tierra firme y lo harán de forma escalonada al puerto de Valencia para garantizar la atención sanitaria, psicológica y jurídica. Así lo señaló el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, después de mantener una reunión de coordinación para organizar el dispositivo de recepción de los pasajeros de las embarcaciones.

Hospitales en desuso como La Fe o Mislata también se podrían usar como emplazamientos

«Se hará de forma escalonada para que dé tiempo a hacerlo de manera respetuosa con una respuesta completamente buena en sentido físico, psicológico y jurídico», señaló Calvo, quien detalló que el atraque se hará en intervalos de entre dos y tres horas en el muelle de cruceros, en la zona 1, «con toda probabilidad ya que es lo que marcan los técnicos», donde recibirán las primeras ayudas sanitarias. Tras ello, entrará la atención a cargo del Ministerio de Exterior, ya que de manera individual se verá la situación jurídica de los inmigrantes en España. Calvo también explicó que «preocupan los menores por la situación en que puedan llegar y las mujeres que puedan haber sufrido trata o tráfico con fines de explotación sexual». El resto de inmigrantes se distribuirán posteriormente por toda España, un aspecto que se coordinará a través del Ministerio de Trabajo y Migraciones dado el ofrecimiento que ha habido de varias comunidades autónomas y de numerosas ciudades. En este sentido, ni Puig ni Calvo quisieron detallar los emplazamientos una vez tomen tierra en Valencia, pero como avanzó ayer LAS PROVINCIAS se barajan hospitales en desuso como la antigua Fe, otros con zonas inutilizadas como el militar de Mislata o el complejo sociosanitario de Bétera, o el centro socioeducativo de Cheste. Este último parece que es el que mejores condiciones reúne, aunque en el caso de Bétera, técnicos de la Diputación de Valencia estuvieron el miércoles realizando tareas de mantenimiento en el módulo que se cerró en la última legislatura. En cualquier caso, parece que no será un único emplazamiento, sino que los inmigrantes, en función de su perfil -familias con hijos, mujeres con menores a su cargo, personas solas, etc.- podrían repartirse en distintas ubicaciones, aunque todas ellas en la provincia de Valencia.

Cruz Roja ya tiene todo el operativo preparado a la espera de que los Gobiernos central y autonómico especifiquen el lugar concreto escogido para el desembarco y la primera atención (prevén unos 70 técnicos), así como la zona donde se instalará ese albergue provisional en el que los inmigrantes pernocten las primeras noches. Mientras se concretan los detalles de dónde dormirán los 630 refugiados, parte del dispositivo implicado en el desembarco, como Policía, Guardia Civil y Sanidad Exterior, visitó por la mañana la zona del muelle de cruceros del puerto con el objetivo de comprobar y visualizar 'in situ' cómo se desarrollará la operación y dónde se ubicará cada parte del dispositivo: atención sanitaria, policial, ambulancias, autobuses para el traslado, etc.

Por su parte, la Dirección General de Política Lingüística y Gestión del Multilingüismo de la Conselleria de Educación ha creado una bolsa de intérpretes en inglés, francés y árabe, que supera las 800 personas, para atender a los 630 inmigrantes que proceden de 26 países distintos.

Por último, Les Corts dieron ayer lectura de una declaración institucional en la que la piden a la Unión Europea la apertura de un «corredor humanitario» en el Mediterráneo para que las personas que «huyen de la guerra y la miseria» puedan llegar a Europa y en el que las organizaciones de ayuda humanitaria «puedan proporcionar durante todo el trayecto alimentos y otros elementos indispensables para su supervivencia».

Más información sobre el Aquarius

Fotos

Vídeos