La mejora de la línea a Zaragoza permitiría circular cien trenes más a la semana

Empresarios valencianos y aragoneses junto a representantes de la Generalitat y el Gobierno de Aragón, ayer en Teruel.
Empresarios valencianos y aragoneses junto a representantes de la Generalitat y el Gobierno de Aragón, ayer en Teruel. / jesús signes

Empresarios valencianos y aragones reivindican acabar con el diseño radial de las infraestructuras para potenciar las mercancías

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Dos años después de que los empresarios valencianos y aragoneses sumasen fuerzas para reclamar mejoras en la conexión ferroviaria con Zaragoza, en una espiral de reivindicaciones que culminaron con una manifestación en Teruel, la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) ha regresado al mismo escenario para presentar un informe sobre las demandas potenciales del transporte de mercancías en el eje ferroviario Valencia-Zaragoza, vital para el corredor cantábrico-mediterráneo.

Se trata, además, del primero de una serie de actos reivindicativos sobre esta conexión ferroviaria que la patronal valenciana va a impulsar en otras autonomías. De ahí el amplio respaldo empresarial a la cita, con presencia, entre otros, del presidente del Consejo de Cámaras de la Comunitat Valenciana, José Vicente Morata; los presidentes de los puertos de Valencia y Castellón, Aurelio Martínez y Francisco Toledo, respetivamente; el director general de Obras Públicas de la Generalitat, Carlos Domingo; el consejero aragonés de Vertebración del Territorio, José Luis Soro; o el presidente de la Asociación de Empresas Ferroviarias, Pedro Coca.

Inversiones

Organizada por la CEV y CEOE-Aragón, la cita, que ha reunido a más de un centenar de personas, sirvió para reclamar las inversiones necesarias para que este eje ferroviario sea «una vía competitiva para el transporte de mercancías y para las relaciones comerciales de la Comunitat, Aragón y el resto de provincias del Valle del Ebro con la cornisa cantábrica». En este sentido, el presidente de la CEV, Salvador Navarro, calificó de «irracional» que las empresas de Valencia, Aragón, La Rioja, Cantabria, Navarra o País Vasco «tengamos que recurrir a Tarragona o Madrid al no poder ir por la línea recta Aragón-Valencia».

El informe concluye que podrían circular alrededor de un centenar de trenes semanales por el eje Sagunto-Zaragoza (entre 48 y 54 por sentido) con un millón de toneladas entre papel, vehículos, productos siderúrgicos, pienso y forrajes, materiales de construcción, textil y frutas y hortalizas, entre otros productos. Eso sí, siempre que se ejecuten las obras de modernización pendientes y se acabe con las deficiencias, como las limitaciones de velocidad, carga o longitud de los convoyes.

Por ello, el presidente de la patronal aragonesa, Fernando Callizo, reivindicó una modernización de una infraestructura que representa «una inversión pequeña dentro del gasto del Ministerio de Fomento. Su mejora es una cuestión de Estado». Callizo también recordó que en los últimos cinco años han dejado de circular 18 trenes de mercancías por el mal estado de la línea.

Navarro destacó que el informe «rompe con el diseño radial de las infraestructuras en nuestro país que, históricamente, ha relegado las conexiones de las zonas periféricas y frenado, por tanto, su potencial». A su juicio, con la incorporación del tren-tierra entre Teruel y Caminreal (cuya puesta en marcha anunció ayer Adif para el 4 de julio), la creación de los apartaderos y la electrificación de la línea «seremos más competitivos». Por ello, anunció que estarán «vigilantes» con los últimos compromisos asumidos por el Ministerio de Fomento, al que reconoció un «cambio de actitud» hacia las infraestructuras valencianas.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, defendió el carácter estratégico de la línea Valencia-Teruel-Zaragoza por cuanto supone «unir el principal nodo logístico marítimo de España con uno de los principales nodos logísticos terrestre». Mientras, el presidente del Puerto de Castellón, Francisco Toledo, lamentó el efecto negativo que tendrá el ancho internacional en el tramo Castellón-Vandellós del correor mediterráneo dado que el tren procedente de Bilbao no podría cricular. Por ello, «se hace más urgente y necesario que nunca que la conexión ferroviaria con Aragón esté en las mejores condiciones en el menor plazo de tiempo posible y que Fomento la habilite para que se pueda circular en todos los anchos».

Fotos

Vídeos