El mejor verano contra el cáncer

Niños realizando actividades con Aspanion.
Niños realizando actividades con Aspanion. / ASPANION

Casi un centenar de menores disfruta de actividades lúdicas como visitar centros de naturaleza gracias a la asociación Aspanion da inicio a la escuela estival para niños con esta enfermedad

ELISABETH GARCÍA

VALENCIA. «El fin es que se sientan como otros. Han pasado una enfermedad pero van a recuperar su vida normal». Esta es la frase de Marian Germes, responsable de Relaciones Externas de Aspanion, haciendo referencia a los pequeños con cáncer que disfrutarán en los próximos dos meses del programa de la Escuela Hospitalaria de Verano de ASPANION. Fue en el 2009 cuando se puso en marcha este proyecto a cargo de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunitat.

El proyecto es exclusivamente para los meses estivales y se dirige a menores diagnosticados y tratados de cáncer en las tres Unidades de Referencia de Oncología Pediátrica, situadas dos en Valencia (Hospital Universitario y Politécnico de La Fe y Hospital Clínico Universitario de Valencia) y una en Alicante (Hospital General Universitario de Alicante).

El programa de Escuela Hospitalaria de Verano de Aspanion pretende entretener a través del ocio terapéutico a los niños ingresados durante la época estival y facilitar a los padres momentos de respiro. Durante julio y agosto las escuelas de los hospitales cierran, y son los profesionales de Aspanion los que se encargan de que cada uno de los pequeños que tienen cáncer pueda disfrutar del ocio como cualquier otro niño de su edad. Marian Germes, afirma que el propósito que tienen es hacer que los menores «se sientan queridos, atendidos y normales». Los trabajadores, para la responsable, transmiten a los pequeños sentimientos afectivos mediante la preocupación que muestran cuando interactúan con ellos.

El año pasado fueron en total 97 niños de entre 0 a 14 años los que participaron en este programa estival del Hospital La Fe y el Clínico. Desde el 3 de julio hasta el 31 de agosto, la asociación se encarga de que los menores realicen más actividades, dado que tienen más tiempo libre. Concretamente el 17 de julio van a ir una semana al Centro de la Naturaleza Tarihuela 86 pequeños. Además, trabajadores sociales, psicólogos y voluntarios formados están todos los días de la semana con ellos. Por otra parte, los niños que permanecen ingresados en los hospitales serán atendidos por la Escuela Hospitalaria de Verano de la asociación.

El objetivo de este programa estival, según cuenta Marian Germes, es que los menores puedan disfrutar de cada día como lo hace cualquier otro niño de su edad.

Fotos

Vídeos