Medio Ambiente limitará la quema de la paja de arroz

REDACCIÓN

VALENCIA. Tras las quejas surgidas por la quema de la paja de arroz en la Albufera el año pasado, el anuncio de la Conselleria de Medio Ambiente sobre las restricciones de la quema era de esperar. Así, tal como se detalló en la reunión presidida por la consellera, Elena Cebrián, esta práctica se autorizará con limitaciones como la climatología o la dirección del viento. Además, señaló que la quema era «imprescindible» para evitar posibles plagas.

A esta posición se sumó el vicesecretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Álvaro, a través de su blog personal, donde destacó que la quema de la paja del 2016 «no puede ni debe volverse a repetir», como causa directa de la putrefacción de las aguas de la Albufera y la muerte de miles de peces que avanzan arrastrados por la corriente hasta que chocan con las cañas que detienen su recorrido.

Asimismo Álvaro subrayó que han buscado nuevas fórmulas alternativas para la retirada de la paja «pero nadie quiere asumir el coste del proceso». El triturado o la renovación del agua son algunas de las propuestas que sugiere el secretario autonómico. Por ello, ante las limitaciones en la quema de la paja de arroz, Álvaro alegó en su blog que de cara al mes de octubre, esta práctica «debe ser no la única posibilidad sino la última». Respecto al sistema, el secretario de Medio Ambiente explicó que durante este mes concretarían las diferentes condiciones y áreas donde se pudiera llevar a cabo la quema, «limitándola a las zonas más bajas del Parque, ya que resulta más difícil que la paja llegue a secarse ante mayores niveles de agua».

«Este año el objetivo es quemar la menor cantidad de paja posible. No será sencillo pero avanzaremos», concluyó en su blog Álvaro.

Fotos

Vídeos