Médicos y pacientes del centro de salud de Silla soportan temperaturas de 30 grados

El sindicato CSIF denuncia que el aire acondicionado está averiado desde enero y que llevan dos semanas sin matrona

L. G. DATA.

Las quejas por las altas temperaturas en los centros de salud no cesan. Ayer llegó el malestar desde el ambulatorio de Silla, donde el sindicato CSIF denunció que los termómetros alcanzaron los 30 grados en el interior de las consultas. La situación llevó a la formación sindical a reclamar a la Conselleria de Sanidad una solución a este problema. Las reivindicaciones de CSIF no acabaron ahí. Ayer también plantearon la necesidad de disponer de matronas en el centro de salud de esta localidad de l'Horta Sud.

Según el sindicato, la falta de reparación del sistema de climatización provoca que trabajadores y usuarios tengan que recurrir a ventiladores y abanicos para atenuar loe efectos de las altas temperaturas mientras están trabajando.

Aseguran que el sistema de climatización está averiado desde el pasado enero. «En ese momento, la conselleria decidió enviar forros polares a los empleados como solución provisional alegando que le costaba menos dinero», explicaron desde el sindicato.

La formación lamentó que «el problema se ha enquistado y se ha complicado con el calor del verano». Además, advirtieron de que los pacientes están haciendo llegar a numerosas quejas al personal.

La descripción que ofrecen de la situación lleva a que los profesionales mantengan «abiertas las puertas de las consultas». Pero ni esa medida ni los ventiladores son medios «suficientes para que la temperatura alcance los 30 grados en el interior del recinto, pese a que la normativa en prevención de riesgos laborales establece un máximo de 27».

Al malestar generado por las consecuencias de la avería en el centro de salud se ha añadido que, el ambulatorio se ha encontrado sin matrona a lo largo de varias semanas debido a que la profesional que se había contratado renunció al puesto: «En tres ocasiones pidió refuerzos, ya que tiene un cupo de hasta 7.000 mujeres para revisiones y atención, pero, al no recibir ese refuerzo, renunció».

La dirección trató de remitir a las usuarias a Alcàsser, pero, debido también a la saturación de ese centro, se rechazó la opción, por lo que las pacientes han tenido que esperar a la incorporación de una nueva matrona.

La semana pasada fue el sindicato UGT el que denunció problemas con los sistemas de aire acondicionado en distintos ambulatorios, como uno en Torrent y varios en el departamento de salud del Peset.

Fotos

Vídeos