Los médicos denuncian la fuga de facultativos a otros países por los bajos salarios

Equipo médico durante una intervención quirúrgica. / LP

El sindicato CESM alerta de que en cinco años será necesario importar profesionales para responder a la demanda asistencial

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

La inquietud por la escasez de médicos hace tiempo que se apunta. Desde varios ámbitos se ha manifestado el temor a que esa realidad se imponga. Ahora es el sindicato médico CESM el que se pronuncia. Ayer esta formación alertó de que «la fuga de profesionales al extranjero se incrementará» si no se revierte la pérdida salarial que soportan los facultativos. Para detener ese viaje, la formación propone la recuperación del «14% del salario de los médicos en dos años».

No es esta la única línea que dibuja la situación. El secretario general del sindicato, Andrés Cánovas, advierte de esa fuga de profesionales, como también del envejecimiento de la profesión médica y, por tanto del elevado número de jubilaciones que llegarán en los próximos años. La consideración de los elementos que confluyen en el retrato llevan a Cánovas a advertir de que en unos cinco años va a ser necesario «importar» facultativos porque aquí no habrá suficientes.

Ayer al referirse a la fuga de médicos el sindicato apuntó la alternativa que considera necesaria para frenarla. Sería «ideal» que la solución pudiera llegar en dos años, pero si no puede ser han visto un plan de recuperación salarial para cuatro años. Esta segunda opción prevé para el primer año el retorno parcial a las tablas retributivas vigentes en Sanidad a 31 de mayo de 2010 mediante un incremento no menor al 4%. Para el segundo, pide un aumento salarial aproximado del 4,5%, mientras que para el tercero propone la recuperación parcial del poder adquisitivo perdido desde enero de 2011 mediante un incremento en todos los conceptos retributivos del 3,5%.

La propuesta de CESM contempla para el cuarto año determina la recuperación completa del poder adquisitivo «perdido desde enero de 2011 mediante un incremento en todos los conceptos retributivos del dos por ciento, al que habría que añadir la pérdida adicional experimentada durante este proceso según la evolución del IPC en la Comunitat» y que se calcula en un 4-6% acumulado.

La iniciativa emprendida por el sindicato comporta trasladarla al Ministerio de Hacienda «en las próximas semanas, ya que es el interlocutor que autoriza y facilita el monto económico necesario». Este es el camino escogido por el CESM para alcanzar el objetivo: «Evitar que los médicos se sigan yendo al extranjero» como consecuencia de que aquí «cobran una cuarta parte de lo que se gana en otros países».

Reclaman refuerzos para los departamentos Doctor Peset y Arnau-Llíria

La necesidad de refuerzo de personal centró ayer la denuncia del sindicato CSIF en los departamentos del Hospital Doctor Peset y Arnau-Llíria. La formación exigió a la Conselleria de Sanidad un refuerzo de personal en estos tres departamentos. La petición se apoya en que se encuentran «especialmente saturados» por la proliferación de casos de gripe.

Respecto al Doctor Peset apuntaron que han colocado pacientes con gripe junto a oncológicos, y sólo un técnico de cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) atiende hasta 34 pacientes operados en traumatología.

A juicio de CSIF estas circunstancias conducen al «desgaste» de los profesionales y desencadena dificultades para ofrecer una asistencia de calidad a los pacientes. Apuntaron también que el centro de la avenida Gaspar Aguilar soporta un «déficit crónico» que deriva en «continuos cambios de servicio del personal, lo que deja, por ejemplo, neonatología en ocasiones con un solo enfermero o un auxiliar».

CSIF apunta que «la precariedad» se percibe también en la separación de Oncología de Hematología Oncológica, que ha dividido al personal y ha causado que este último servicio lo atiendan ocho auxiliares en lugar de los nueve previstos. También en que hayan desbloqueado el aislamiento de pacientes oncológicos para «que compartan habitación con enfermos con gripe». Además, aseguran que en la planta 6-3, destinada a operaciones de cadera y rodilla, sólo hay una auxiliar y una enfermera en turno de noche para 34 pacientes.

La situación del Hospital de Llíria es otro asunto que ha generado las críticas de CSIF. Aseguran que sólo una administrativa se ocupa de Urgencias, con la correspondiente acumulación de tareas, que lleva a que la profesional vaya «desbordada» por falta de refuerzos. El sindicato también recuerda que en la actualidad únicamente hay seis profesionales de enfermería en urgencias pediátricas, cuando el número comprometido es una decena. Subrayan que aunque han aumentado las operaciones de traumatología, no lo ha hecho el personal para rehabilitación, ni en el hospital ni en los centros de salud.

El escenario laboral de estos profesionales al mismo tiempo que presenta la fuga de profesionales, introduce otro factor. En declaraciones a LAS PROVINCIAS Cánovas recordó que en la Comunitat Valenciana «cinco años tendremos que importar médicos». Es una de las consecuencias de esa «fuga» sobre la que llama la atención, pero hay otras circunstancias que también influyen en esa deriva.

Entre estas citó el envejecimiento de la profesión médica, que traerá consigo un elevado número de jubilaciones en los próximos cinco años. Como publicó LAS PROVINCIAS en diciembre, el Colegio de Médicos de Valencia ya advirtió del riesgo de que en los próximos cinco años el número de médicos que llegarán a la edad de dejar la vida activa duplicarán al de entradas en la profesión.

La institución colegial también habló de los facultativos que escogen hacer las maletas para buscar trabajo fuera de España. Hasta los primeros días de diciembre de 2017 el colegio había expedido 41 certificados de buena praxis, documento necesario para ejercer la medicina en otro país.

Cánovas ayer recordó esta situación. También mencionó el hecho de que las medidas de la Conselleria de Sanidad para poner fin a la jubilación forzosa están pendientes de la publicación de un decreto, si bien existe acuerdo con los sindicatos de la mesa sectorial desde el pasado marzo. Cánovas no dejó de destacar que «faltan especialistas», carencia que extendió a todas las áreas de la medicina.

Cuando el Colegio de Médicos ¡expuso la situación apuntada, el secretario general de CESM advirtió de que el paro médico es prácticamente inexistente. Habló de un 0,7% en algunas especialidades, pero no dejó de apuntar que en otras el valor es incluso negativo.

Fotos

Vídeos