El conseller Vicent Marzà recupera las promesas a las universidades tras dos años de olvido

El conseller junto a los rectores de la Unversitat, la Politècnica y la Jaume I, en la apertura de curso de la primera en 2016./Damián Torres
El conseller junto a los rectores de la Unversitat, la Politècnica y la Jaume I, en la apertura de curso de la primera en 2016. / Damián Torres

Los rectores se reúnen con el conseller, reclaman el nuevo modelo de financiación y la bajada de las tasas y se preparan para la cita con Puig de la próxima semana

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La política universitaria empieza a ganar presencia entre los sillones del Consell. Al menos en lo que se refiere a las dos grandes reivindicaciones de las cinco instituciones públicas, la bajada de las tasas y el sistema de financiación, que sólo se han satisfecho a nivel teórico en los programas electorales de 2015. Dos años después, con la mitad de la legislatura consumida -y centrada en medidas y acciones no universitarias- vuelven a sonar, aunque con diferente grado de materialización.

Los rectores se reunieron el martes con el conseller Vicent Marzà en un encuentro de carácter interno solicitado por la administración que se prolongó algo menos de dos horas en la sede del departamento. Sólo faltó Jesús Pastor, de la Miguel Hernández, que estuvo representado por una vicerrectora. La reunión llega tras meses de críticas veladas de las universidades, en actos públicos y medios, tanto por los actuales precios públicos como por el tratamiento económico, ya fuera por la falta de noticias sobre el prometido modelo que les dé suficiencia financiera como por la asignación presupuestaria de 2017, que sigue en niveles similares a los que dejó el PP.

Fuentes de la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas Valencianas (Crupv) señalaron que fue un encuentro «para estudiar y reflexionar sobre lo que ha sido la política universitaria, sobre lo que es y sobre lo que puede ser», además de para preparar el próximo Consejo Valenciano de Universidades. En el mismo se «conocerá» en qué se concreta la prometida bajada de las tasas, según las mismas fuentes.

Como anunció el presidente Ximo Puig en 2015, iba a ser progresiva a lo largo de la legislatura, aunque hasta el momento no ha habido novedades. En la práctica, los alumnos valencianos se sitúan entre los que más pagan por sus estudios, con los mismos precios que PSPV y Compromís heredaron de los populares.

En la reunión no hubo mucha precisión en este sentido. De hecho, no se habló de la posibilidad de bajar el coste de los másteres no habilitantes tras la reforma del Gobierno. En cuanto al futuro modelo de financiación, Marzà les trasladó que están trabajando en «nuevos indicadores» que sirvan para determinar las cuantías que precisan los centros, aunque no se habló de una ley, una aspiración que han deslizado los rectores en ocasiones previas.

La cifra

671,15

millones es la asignación que reciben del presupuesto las cinco universidades públicas: València, Politènica, Alacant, Jaume I y Miguel ernandez. Es la misma cuantía que la de 2016 , que incluyó una parte extraordinaria por la subida salarial y similar a la dejada por el PP (665). Los rectores «esperaban más» para 2017 y reclaman un aumento en 2018.

Las citadas fuentes explicaron que los representantes universitarios insistieron en la «importancia de bajar las tasas y en que el punto de partida debe ser el Plan Plurianual de Financiación 2010-2017», un modelo que nunca llegó a aplicarse por la crisis. En síntesis, para la distribución de los fondos se tenían en cuenta más criterios que las dimensiones de cada centro, como la actividad de transferencia o investigación. Eso sí, se asume que «es pronto» para fijar plazos para la entrada en vigor del futuro sistema.

En síntesis, aunque parece que habrá concreción respecto a las tasas en próximos días -la presión en este sentido también llega desde Podemos-, el plan plurianual está aún en estado embrionario, y todas las partes -universidades y administración- coinciden en que dependerá de los cambios en la financiación de la comunidad autónoma.

La reivindicación de los rectores volverá a escucharse en el Palau de la Generalitat el próximo martes, cuando se reúnan con el presidente Puig en el tradicional encuentro de verano. Será un día antes que el Consejo Valenciano de Universidades, donde entre otros temas se informará de la propuesta de nuevos estudios en el sistema universitario, público o privado. En este sentido, otra de las medidas anunciadas, el mapa de títulos para evitar saturar sectores profesionales como los sanitarios o el de la docencia, sigue en elaboración, como dijo el conseller a principios de junio. También está pendiente el pago íntegro de la carrera profesional del PAS.

Becas, prácticas e I+D+I

Más allá de las dos reivindicaciones defendidas ayer por los recortes, hay otras medidas que sí se han desarrollado estos dos años, como el aumento de las ayudas al alumno, con la creación de modalidades como las becas-salario. De hecho, nacieron como respuesta a la imposibilidad de bajar las tasas de cara al 2015-2016, pues suponía un esfuerzo presupuestario al estar directamente ligadas a las aportaciones ordinarias. También se han regulado las prácticas de las carreras sanitarias excluyendo al alumnado de las privadas (igual que en las becas), argumentándose que no eran legales los convenios existentes y que se mejoraría la formación del estudiantado. Además, se ha anunciado -que no aplicado- el plan para captar investigadores, dotado con 61 millones.

Los socios del Consell también presionan para reducir el coste de las carreras

El secretario general de Podemos y diputado autonómico, Antonio Estañ, reclamó el martes al Consell que facilite a Les Corts las cifras de matriculaciones universitarias de los últimos cursos para determinar si las medidas adoptadas han frenado el abandono de los estudios. También le instó a reducir las tasas que pagan los estudiantes por sus carreras. En cuanto a las iniciativas adoptadas, se han basado en aumentar el presupuesto para becas y en crear las que incluyen una cuantía a modo de salario para las rentas más bajas. Estañ advirtió además de que otras comunidades autónomas ya han comenzado a bajar los precios públicos y ha preguntado en Les Corts al Ejecutivo valenciano cuándo prevé que podrá acometer esta disminución.

Como recordó el diputado de Podemos, la formación ha presionado al Consell desde el inicio de la legislatura con esta cuestión, con el objetivo de situar las tasas en los niveles anteriores al real decreto Wert de 2012, que recogió diferentes medidas de reducción del gasto educativo.

La norma, apuntó Estañ, «supuso el mayor ataque a la universidad pública y al derecho a la educación de las últimas décadas al aumentar un 66% el precio de las primeras matrículas, y todavía más en las segundas, terceras y cuartas matrículas». También explicó que la Generalitat hizo efectiva esa subida en julio de 2012, con el PP, estipulando que el alumnado debía hacer frente al 20% del coste total de sus estudios a través de las tasas.

Estañ añadió que con la entrada del Consell presidido por Ximo Puig los decretos que fijan los precios «simplemente se congelaron», y que para tratar de paliar el abandono de los estudios por causas económicas se impulsaron las ayudas públicas, si bien consideró que ambas iniciativas deben ser complementarias. Por último lamentó que la primera no se haya concretado, igual que el plan purianual de financiación, pese a que estas fueron aprobadas por Les Corts.

Fotos

Vídeos