Marzà oculta su 'plan b' sobre plurilingüismo hasta las puertas del inicio de curso

Marzà oculta su 'plan b' sobre plurilingüismo hasta las puertas del inicio de curso

El PP reclama al jefe del Consell que «dé la cara» y reprocha al titular de Educación «su irresponsabilidad»

JOAN MOLANO Valencia

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Educación, Vicent Marzà, se libraron ayer de dar explicaciones este mes de agosto en la Diputación Permanente de Les Corts sobre el polémico decreto de plurilingüismo. El tripartito le dio un respiro a ambos al frenar las peticiones de comparecencia que formuló la oposición. El PP pedía que Puig «diera la cara y explicara qué va a pasar» tras la suspensión del decreto plurilingüe. Mientras que Ciudadanos había solicitado que Marzà expusiera «qué famoso 'plan b' tiene».

El alivio por no tener que comparecer fue sobre todo para el conseller, que tiene la obligación de proponer soluciones antes de que comience el curso escolar tras la suspensión cautelar del decreto por los tribunales. ¿Cuándo lo hará? Prácticamente sobre la bocina, a las puertas del inicio del curso, como aseguraron ayer desde PSPV y Compromís.

Las dos formaciones más Podemos rechazaron que Puig y Marzà comparecieran en la Cámara para abordar el asunto al entender que «es probable» que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) dicte sentencia antes de septiembre. Desde el partido nacionalista destacaron que el 'plan b' del conseller Marzà ante la suspensión cautelar del decreto plurilingüe «es ese recurso de reposición» que presentó la Conselleria de Educación contra el auto de la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-adminstrativo del TSJCV que ordenaba a la conselleria recuperar el decreto de plurilingüismo aprobado por el Partido Popular en 2012.

Por parte de la oposición, el diputado del PP, Jorge Bellver, insistió en que Puig «debería dar la cara y explicar qué va a pasar» por ser «una decisión lo suficientemente importante». Sí reconoció que el jefe del Consell «parece que es el único que ha tenido la grandeza y la valentía de reconocer que están actuando mal, metiendo la pata y que van a tener que tomar decisiones de cara al inicio de curso». Mientras, consideró que «Marzà ha mostrado una absoluta irresponsabilidad respecto a este tema».

La diputada de Cs Mercedes Ventura coincidió con Bellver en que, «como era de esperar, al Consell no le parece prioritario ni urgente que vengan Puig y Marzà a explicar el 'plan b' que hay en el aire pero nadie conoce». «La comunidad educativa está inquieta y quiere saber qué va a pasar a 15 días del inicio de curso», denunció, una incertidumbre que «parece que el Consell quiere mantener» al «querer estar de vacaciones». Ventura pidió así «despejar la gran incógnita: si los niños se van a poder matricular» y volvió a aludir al plan «que tienen dentro de un cajón y no sabemos cuándo van a sacar».

Entre los socialistas habló la diputada Rosa Peris, que criticó la «alarma social exagerada» que cree que generan PP y Cs», quienes, dijo, «han mordido y siguen intentando sacar jugo» con el decreto y recordó que «el presidente ya ha dicho que Educación está trabajando para adoptar algunos cambios y que no se notará absolutamente nada (la suspensión) en el arranque de curso», además de garantizar que el Consell «cumplirá escrupulosamente cuando haya sentencia» del TSJCV.

Peris subrayó que el decreto no es el problema «más grave que tiene Educación sobre la mesa» y que para PP y Cs sí lo es «y nos piensan arrastrar a todos». Puig, por su parte, le confirmó a la líder del PPCV, Isabel Bonig, con quien mantuvo una reunión ayer para hablar sobre el decreto, que Marzà dará explicaciones antes del inicio del curso.

El portavoz de Compromís, Fran Ferri aseguró por su parte que «todos los diputados y la comunidad educativa tendrán la información». Recalcó que el decreto «solo afecta a los alumnos de Educación Infantil y al resto en nada» y recriminó que, pese a ello, la oposición «arme un caos».

Más

Fotos

Vídeos