Marzà mantiene el pulso con el TSJ y le acusa de retrasar el recurso del plurilingüismo

Marzà, el pasado viernes, tras explicar en rueda de prensa el nuevo decreto ley. / EFE/ Juan Carlos Cárdenas
Marzà, el pasado viernes, tras explicar en rueda de prensa el nuevo decreto ley. / EFE/ Juan Carlos Cárdenas

«Nosotros hemos hecho lo que toca, recurrir en tiempo y plazo; el tribunal puede organizarse y hacer su faena», sostiene el conseller

ARTURO CHECA VALENCIA.

Sensatez, dejar a un lado batallas políticas y apartar posibles intromisiones en el trabajo de los tribunales. Estas fueron algunas de las intenciones que el conseller de Educación puso ayer sobre la mesa durante su primera entrevista tras la aprobación del 'decretazo' del Consell que permite seguir adelante con el plan de plurilingüismo en las aulas de los niños de tres años. Pero de las palabras de Vicent Marzà volvió a desprenderse que está dispuesto a mantener el pulso con el Tribunal Superior de Justicia tras la anulación de este de parte del decreto, y sobre todo tras la corrección del TSJ el pasado fin de semana al negar que Educación haya pedido una aclaración del auto.

«Nosotros hemos hecho el recurso en tiempo y plazo. Lo que no podemos es hacer cosas que no son competencia nuestra. No hemos tenido respuesta a ese recurso. No le hemos de decir al tribunal cómo se ha de organizar, es el tribunal el que decide cómo se ha de organizar (...) Los tribunales pueden organizarse y determinar qué hacen para resolver. Nosotros hemos hecho lo que toca y el tribunal debe hacer su faena», fueron algunas de las afirmaciones con las que el conseller reprochó al TSJ su tardanza en dictaminar, como reflejó durante la entrevista en Radio Valencia Cadena Ser.

Marzà tuvo respuesta incluso para las preguntas que le reprocharon la fecha en la que Educación recurrió contra la resolución del TSJ que anulaba parte del decreto de plurilingüismo: el 31 de julio, con agosto inhábil judicialmente hablando y poco margen para la respuesta judicial. «Nosotros no vamos a meternos en cómo se organiza el tribunal, no voy a decirle a un tribunal lo que tiene que hacer; el tribunal tiene el derecho de organizarse y la obligación de dar respuesta», fue la respuesta del conseller ante el interrogante de por qué Educación no pidió al TSJ habilitar días en agosto. Marzà señaló que ello es potestad de los jueces, cuando el Tribunal Superior sostuvo el fin de semana que la conselleria debió incluir en su recurso «una petición expresa de parte de habilitación al efecto de los días del mes de agosto». Otro instante del pulso.

El conseller lanzó otros aldabonazos al TSJ al reprocharle que su primera resolución llegara «cuando ya estaba iniciado el proceso de admisión, una fase que cuesta mucho de llevar a cabo y que no se puede empezar de cero así como así», en una nueva confirmación de que las matriculaciones en ningún caso se van a repetir.

«El que quiere, entiende»

Marzà también respondió al Tribunal Superior de Justicia después de que este fin de semana el órgano judicial negara que Educación hubiera pedido en su recurso de reposición aclaraciones sobre cómo aplicar ahora el decreto de plurilingüismo. «El que quiera entender, lo entiende», ironizó el conseller, para luego añadir que al presentar el recurso «ya se está pidiendo que se aclare la situación, sobre todo porque hay contradicciones en partes del auto en las que se afirma que se anula el artículo de las certificaciones pero no el conjunto del decreto, y en otros puntos se dice que el decreto no es aplicable». Marzà defendió el decreto ley, calificado de «burla» por algunas asociaciones de padres, en el hecho de que «no se ha aclarado la situación antes del comienzo del curso», con la intención de Educación de «respetar las decisiones judiciales aunque estas no sean aún firmes y no estemos de acuerdo».

El conseller aseguró estar en contacto con el Ministerio de Educación, y resto peso a la posibilidad de que desde el Gobierno se pueda poner sobre la mesa un recurso ante el decreto ley. «No creo», dijo Marzà en la entrevista. Y añadió después una declaración de intenciones sobre lo que para él supondría oponerse en los tribunales a los planes de la Generalitat: «Si alguno recurre será porque no quiere que el curso comience con normalidad».

Reunión con el ministro

Respecto a esta posibilidad, la presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, anunció ayer que se reunirá «en los próximos días» con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para tratar la situación de la educación en la región tras la aprobación del 'decretazo' de plurilingüismo. Según un comunicado del PP, «un gran número de alumnos podrían ver sus derechos disminuidos en relación a la acreditación de idiomas».

Como ya anunció LAS PROVINCIAS, la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia también confirmó ayer que estudiará la posibilidad de pedir al Defensor del Pueblo que interponga un recurso de inconstitucionalidad contra el decreto ley. La entidad critica que la voluntad del Gobierno valenciano sea «seguir manteniendo su proyecto de imposición lingüística e ideológica, basado en un informe, supuestamente científico y técnico, de algunas universidades».

Sobre el inicio del curso que comienza el próximo lunes se manifestó ayer el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, quien destacó que existe «tranquilidad» y auguró que el ejercicio escolar será «mejor que el pasado y peor que el próximo».

Puig insistió en que el curso comienza «con mejores condiciones» porque el coste de la 'vuelta al cole' es menor en la Comunitat que en el resto de regiones, con las ayudas del Xarxallibres, con las que «cada padre y madre tendrá un alivio sobre el gasto que deben afrontar, evaluado en más de 300 euros por alumnos»; la presencia de más profesores; nuevos centros o los 1.000 asistentes de inglés que habrá en las aulas, según destacó el presidente de la Generalitat.

Revertir los recortes

Sobre el panorama educativo, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC.OO de la Comunitat Valenciana, Xelo Valls, pidió ayer que en este curso 2017/18 se produzca la reversión de los recortes en Educación, se revise la financiación y se vuelva a niveles anteriores a la aplicación de la LOMCE.

Por su parte, el sindicato CSI-F ha pedido a la Conselleria de Educación que saque y adjudique todas las vacantes existentes en los centros docentes y resuelva las comisiones de servicio esta semana para que el curso comience el lunes con normalidad. El sindicato considera necesario que las plantillas en los centros se completen con celeridad, de modo que ningún alumno empiece las clases sin su docente correspondiente. También, que todos los profesionales que cubran vacantes y comisiones de servicio se incorporen antes del primer día de curso para participar en las reuniones de departamento, claustros y demás actividades del centro que se desarrollan durante estos días previos.

Más

Fotos

Vídeos