Marzà, desaparecido, recibe el respaldo de «todo el Consell»

D. GUINDO VALENCIA.

Pese a que los tribunales han puesto en tela de juicio el proyecto estrella de la conselleria de Educación, el titular de este departamento, Vicent Marzà, evitó ayer realizar una comparecencia pública para ofrecer su versión y explicar cómo va a afrontar la conselleria el inicio del curso. Se echó en falta también que, al igual que hizo la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, Marzà acompañara a la vicepresidenta Mónica Oltra en su comparecencia semanal tras los plenos del Consell. Sobre ello, la portavoz indicó que ya estaba ella para ofrecer las oportunas explicaciones y que el Consell «tiene un carácter solidario en las decisiones que tomamos».

Asimismo, descartó que el conseller de Educación vaya a pedir la dimisión o que el Gobierno autonómico vaya a cesarle. Marzà «tiene el respaldo de todo el Consell», subrayó la vicepresidenta.

Por otra parte, sobre el hecho de que el TSJ haya identificado al secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, como responsable de hacer cumplir las resoluciones de la sala y no a Marzà, Oltra entiende que «la sección -del TSJ- tendrá su razón para haber obviado la responsabilidad del conseller, en la que no voy a entrar» y garantizó que «todo se dirimirá en el proceso de recurso» que interpondrá el Consell. «Y el decreto lo aprueba todo el Consell, todos somos responsables de su aprobación», recalcó.

En un primer momento, en el escrito remitido por la Generalitat al TSJ, se apuntaba tanto a Marzà como a Soler como responsables de acatar el auto de suspensión, pero finalmente la sala apunta al secretario autonómico, firmante del citado documento.

Fotos

Vídeos