Vicent Marzá anuncia un decreto de educación inclusiva

La norma permitirá aumentar el personal y abrirá la puerta a la colaboración de trabajadores sociales o profesionales sanitarios

EP VALENCIA.

El nuevo decreto de Educación Inclusiva que prepara la Generalitat, y que será una de las «grandes apuestas» para el próximo curso, implicará un aumento de personal y formación del profesorado y «abrirá la puerta» a que los equipos pedagógicos de los centros colaboren en la atención al alumnado con profesionales externos como trabajadores sociales o sanitarios.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, adelantó esta propuesta, así como algunos detalles del futuro decreto, que constituye «la apuesta clara del año que viene en este tránsito hacia una educación pública de mayor calidad».

La norma se encuentra ya en período de tramitación y la previsión es que sea de aplicación progresiva a partir del año que viene, aunque los «efectos más potentes se verán a medio plazo», aseveró.

El conseller recalcó que el decreto supondrá «un cambio de estructura y reordenación de los recursos que pondrá al alumno en el centro del sistema. Hasta ahora, era el estudiante el que tenía que adaptarse a los recursos y queremos que sea al revés, que los alumnos estén más atendidos en la escolaridad ordinaria y que los recursos específicos fuera del aula ordinaria sean excepcionales». Aclaró que se trata de «que la atención a alumnos se haga más en los centros ordinarios que en específicos».

Marzà precisó también que el cambio será especialmente importante en la etapa de Secundaria. Al respecto, apuntó que el anterior gobierno «no hizo una apuesta por la educación inclusiva en Secundaria y ahí hay mucha segregación, mientras que en Primaria e Infantil hay más inclusión».

Las declaraciones del conseller al respecto le llevaron a señalar que la apuesta del Consell «es que en estos dos niveles la integración aumente aún más e intentar reducir los índices de segregación del alumnado en Secundaria, que muchas veces responde más a cuestiones de actitud que cognitivas». Además, aclaró que todo pasa por contar con más personal, como orientadores, en los centros.

Además, el decreto «abrirá la puerta» al trabajo interdisciplinar «de equipos pedagógicos, de acción social y sanitarios, entre las diferentes instituciones que trabajan sobre las mismas personas». A todo ello añadió Marzà que no se puede hacer «de hoy para mañana, pero abriremos la puerta a que se trabaje conjuntamente para que profesionales de los ayuntamientos puedan trabajar con los equipos pedagógicos de los centros y facilitar algo que, a veces, se hace de manera voluntaria pero sin cobertura. Pondremos la semilla para que sea así».

El conseller también apuntó que debe haber más personal dedicado a la educación inclusiva y más formación del profesorado para mejorar los protocolos de detección y la atención para que «se normalice el día a día en los centros».

Más

Fotos

Vídeos