MARÍA PILAR LÓPEZ «LO QUE AYUDA Y FUNCIONA, QUE NO SE TOQUE»

Si pago mis impuestos creo que tengo derecho a elegir el mejor centro». Es lo que piensa María Pilar López, una valenciana de 61 años con su marido ingresado en el IVO a causa de cáncer de garganta y pulmón. «Sinceramente, después de dos años recibiendo tratamiento aquí, lo que suceda con el centro nos preocupa», afirma en referencia a la encrucijada de la asistencia oncológica pública y sus lazos con el instituto. «El cáncer, por desgracia, tiene víctimas por todas partes. Rara es la familia que no sufre algún caso y los hospitales están hoy en día muy saturados», estima. Su experiencia previa en un centro público valenciano no fue satisfactoria. «Pedimos el traslado porque mi marido se me moría y había mucha tardanza en las pruebas», recuerda. Los tumores del esposo de María Pilar «han detenido su avance desde hace un año. Parece que lo están salvando». «Lo que ayuda y funciona, que no se toque», sentencia.

Fotos

Vídeos